Alegoría de la voluntad ilimitada


By Yudith Madrazo Sosa

La historia de Isvel Trujillo Yero constituye un anal donde asoman, profusos, la voluntad y los deseos de hacer

Sus pasos nunca más fueron ligeros. Necesitó la ayuda de otros para volver a andar, para aprender a transitar las veredas de una nueva manera de existir. Algunos sueños infantiles quedaron truncos o postergados, mas Isvel Trujillo Yero supo apresar la oportunidad de reacomodarse a otros anhelos, cuando a penas adolescente vio erigirse ante él una montaña, al parecer, infranqueable. Cinco lustros después, la historia del actual presidente de la Asociación Cubana de Limitados Físico Motores (ACLIFIM) constituye un anal donde asoman, profusos, la voluntad y los deseos de hacer.

“Yo no nací con una discapacidad, fue accidental, a los 13 años. Me bañaba en un río y por un error de cálculo en la tirada, me proyecté contra el fango y me fracturé dos vértebras”, relata Isvel.

¿Cómo asumiste ese cambio en tu vida?

“Para nadie es una buena noticia aceptar una ruptura en lo considerado una vida ‘normal’; para mí, representó un giro sustancial, sobre todo a aquella edad. Resultó un episodio bastante difícil, pero siempre conté con el apoyo de mi familia, mis amigos, quienes me ayudaron a superar el daño psicológico que sufren las personas en tales momentos. Eso me posibilitó una recuperación más rápida de la esperada, pues pude simultanear la rehabilitación física con la psicológica”.

¿Afectó ese percance el curso de tu vida estudiantil?

“Sí. Ocurrió en julio de 1985 y había terminado el 7mo grado. Estuve hospitalizado cerca de dos años y medio, pero permanecí en terapia física y social por alrededor de cuatro. Durante ese lapso alternaba la rehabilitación con las clases. Terminé el 9no grado en una Facultad Obrero Campesina, en Constancia, mi pueblo natal. Al concluir el 12 estudié idiomas y andando el tiempo realicé la Licenciatura en Cultura Física”.

Alcanzar dicho título no resultó fruto del azar, sino corona a una vocación desarrollada desde la infancia, pues para Isvel el deporte ha representado siempre meta y asidero. Desde bien pequeño practicaba la natación, luego incursionó en el béisbol y por un corto período en la lucha greco romana. Todavía convaleciente del accidente, en 1989, participó en la primera competencia nacional de atletismo, aunque también se inició en tenis de mesa, la modalidad en la que ha permanecido en los últimos años.

“El deporte y la cultura constituyen vínculos para insertar a las personas con discapacidad a la sociedad. Empecé por el atletismo, pero dadas mis condiciones físicas -no puedo levantar casi los brazos- pasé a la práctica de tenis, al cual me inclino más. No estoy retirado del todo, pero las tareas que asumo hoy y la consiguiente falta de tiempo me dificultan el entrenamiento”, comenta Isvel.

Este cienfueguero deviene ejemplo de cuánto puede lograr una persona más allá de sus limitaciones, de cuánto es capaz de alcanzar un cuerpo guiado por la tenacidad de la mente. Participó en todos los eventos municipales, provinciales y nacionales. En el año ’95 integró la selección nacional para los juegos argentinos, después le siguieron los Parapanamericanos de México ’99 y 2001. Regresó a Argentina en 2003 y al año siguiente compitió en Brazilia.

“Los juegos Paralímpicos de Atenas 2003, me concedieron la fortuna de cumplir un sueño de muchos, porque representé  varios compañeros que por diversas causas no pudieron asistir y eso entrañó un gran compromiso. Volví a participar en los Parapanamericanos, esa vez de Brasil, 2007. Luego de 18 años en competencia, aunque siempre había obtenido alguna medalla, fue en este certamen donde me proclamé campeón. No había antecedente de tal título en Cuba y para mí constituyó un alto honor. Este campeonato me otorgó la posibilidad d acceder directo a los Juegos Paralímpicos de Beijing, 2008. Los resultados en esa importante cita no fueron los esperados, pero estuvimos entre los primeros lugares de América”, narra el multilaureado deportista.

  ¿Qué importancia le concedes a la práctica de deportes para los discapacitados?

“Muchas veces tenemos la concepción errónea de ver al deporte sólo en lo concerniente al alto rendimiento y no es así. El deporte representa a la par de la participación todos los beneficios para la calidad de vida del discapacitado. Ante quienes sufrimos limitaciones en el sistema osteomuscular, el ejercicio físico sustenta las bases para rehabilitarte, integrarte, conocer a otras personas con diferentes discapacidades. Junto a la cultura, esta disciplina permite la inserción laboral y otros elementos importantes para lograr la plena inclusión social”

  ¿Cuánto ha influido la ACLIFIM en ti?

“Al principio yo también me mostré reticente a afiliarme, por el simple hecho de saber que no pocas personas ven al resto de la humanidad con esta condición según patrones perjudiciales a la dignidad de los limitados. Pero afiliarse te abre la puerta a aspectos importantes para quienes viven con alguna dificultad, como la plena inserción a la sociedad. Sería muy bueno que aquellos con los requisitos se asocien para recibir orientación. Aquí muchos encuentran un espacio, aprenden a formarse una disciplina, a prepararse integralmente. Para mí ha sido fundamental pertenecer a la ACLIFIM, pues me han ayudado mucho a fortalecerme como persona”.

¿Cuáles consideras son las cualidades que mejor te definen?

“La voluntad. Soy un hombre muy voluntarioso, cuando me propongo hacer algo me entrego sin reservas, sin medir consecuencias, no sé si eso será virtud o defecto”.

¿Qué prefieres hacer en los ratos de ocio?

“Siempre le he dedicado mucho tiempo al deporte, y no sólo a la práctica, sino también a verlo por tv, escucharlo en la radio. Me gusta oír música y leo, quizás no en la medida en que debía, a veces el agotamiento me lo impide”.

En tu opinión, ¿qué necesita una persona con discapacidad para enfrentarse a la vida?

“Primero, reconocer que no es diferente. Eso le va a posibilitar tener herramientas para desechar los estigmas todavía existentes en la sociedad respecto a los individuos con alguna limitación. Nosotros somos capaces de hacer las mismas cosas pero de acuerdo a nuestras circunstancias. Es necesario que entiendan que la discapacidad no es una enfermedad y si lo fuera no es un inconveniente para vivir, hemos de aceptarla y verla como algo que nos tocó en la vida y asumirla con voluntad. La familia, los amigos, los compañeros de estudio y de trabajo juegan un papel importante para hacerle ver la existencia con todos sus matices y en todas sus dimensiones”.

  ¿Si pudieras ser un animal cuál escogerías?

“No sé..quizás uno capaz de volar.. ”

  ¿Y si un árbol?

“Uno fuerte y tierno a la vez”

En una palabra, ¿qué significa la familia?

“Es todo y es más que el grupo de personas a los cuales te unen lazos de consaguinidad, es todo aquél que te da la mano en momentos de necesidad. Sin la mía no hubiera logrado todo cuanto he conseguido”.

¿Y amistad?

“Sinónimo de riqueza espiritual, tranquilidad”

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s