La luz que trasciende el crepúsculo


By Yudith Madrazo Sosa

Un eclipse parece eternizar en los ojos del joven.

José Antonio González Horta, un hombre que supo sobreponerse a la adversidad

Con vehemencia desea el regreso de la luz, el indescriptible gozo de apreciar formas y colores, mucho más añorado ahora cuando tras del accidente esa temible, insoportable oscuridad inunda su visión. Sin embargo, escucha y habla y puede moverse, ¡está vivo! Esa certeza, a pesar del dolor, infunde dicha, aleja la resignación y alimenta la esperanza.
José Antonio González Horta, presidente de la Asociación Nacional del Ciego (ANCI) en Cienfuegos, rememora las circunstancias en medio de las cuales, a los 26 años, conoció esa suerte de “crepúsculo gradual de verano” que en la voz de Jorge L Borges constituía la invidencia. No asoma la tristeza mientras habla, tampoco la autocompasión. A sus palabras imprime, en cambio, el aliento de quien sabe sobreponerse a la adversidad.
“La ceguera no la imagina nadie, sólo la conoce quien la lleva”, asegura. “Al principio, cuando tuve conciencia de las consecuencias de aquel siniestro, no me desesperé. Permanecí seis meses en un hospital en La Habana, donde los oftalmólogos tenían la esperanza de que yo recuperara, al menos, la visión de un ojo. Tal expectativa me impidió asimilar del todo la inminencia de una ceguera total.
”De aquel centro inicial me trasladé al ‘Pando Ferrer’, donde me sometieron a una intervención quirúrgica, pero sin resultados. Entonces mi gran amigo el Dr. Hernández, especialista en Vitreoretina, me dijo: ‘Nos queda sólo una posibilidad, el proyecto Orbis’.
“Meses más tarde llegué a Ciego de Ávila para someterme al diagnóstico de aquéllos médicos, quienes me informaron que sólo podía encontrar remedio en una clínica en California, Estados Unidos, donde no querían saber de los cubanos, o en otra en México. Pero una vez que las autoridades estudiaron esa última oportunidad y realizaron los trámites pertinentes, me practicaron otra revisión y ahí ya determinan que no había solución definitiva. Fue en ese momento cuando en realidad interioricé que me había quedado ciego y comenzó a dificultarse mi existencia, a llenarse de tropiezos”.
¿Cuál fue tu reacción?
“En ese instante se desencadenan todas las exabruptos propios del ser humano al sufrir tamaño percance y se descompensa emocionalmente, vicisitudes de las cuales sales adelante con el apoyo de familiares y amigos, como en mi caso. Resulta harto difícil para una persona vidente quedarse ciego de forma súbita e irreversible. Tales circunstancias originan cierto desequilibrio psicológico y entonces los intentos de suicidio, los maltratos a los demás, el afán de culpar a todo y a todos por tu condición, aparecen como respuestas normales”.
“Claro, después llega el trabajo con los especialistas. Uno necesita tener mucha fe para salir adelante. Quedas ciego, pero la vida continúa. Nunca me he resignado, sino que acomodé mi vida a esta nueva situación. ¿Qué he hecho? Tratar de lograr la independencia. Un discapacitado visual nunca alcanza plena autonomía, pero sí es capaza de conseguirla en gran medida.
Ciego o no, todo el mundo necesita la ayuda de los demás. Por tanto, cuando lo requiero me apoyo en otras personas. Debemos seguir una existencia normal, aunque consciente de nuestras limitaciones”.
Me hablabas de cuánto te ha apoyado la ANCI. En tu opinión qué representa para la comunidad ciega poder contar con esa organización?
“La Asociación aglutina a los individuos con deficiencia visual, los rehabilita y trabaja en su integración social. El tenerlos agrupados contribuye a la cooperación mutua para el pleno desarrollo”.
¿Crees que todavía existan obstáculos dentro de la sociedad a la hora de acoger, con plenitud de derechos, a los ciegos en centros de estudio o trabajo?
“Si, existen. A veces la falta de conocimientos impide al resto de la población el despertar de su sensibilidad hacia las personas con cualquier tipo de discapacidad. A mi entender, vivimos de una manera tan agitada, con tantas preocupaciones, que no nos detenemos a reflexionar sobre cómo podemos ayudar a tales individuos”.
En los 11 años que has fungido como presidente de la ANCI en Cienfuegos, ¿cuáles consideras han sido los mayores aciertos de la Asociación en la provincia?
“Integrar y rehabilitar a un número considerable de ciegos que estaban enclaustrados en sus casas”.
¿Qué te ha reportado el hecho de ser padre?
“Imagínate… (sonríe con placidez), olvidarme de la ceguera. Cuando estoy a su lado no recuerdo mi condición. Representa lo más valioso en mi vida, una gran dicha no solo para mí, sino también para mi madre, quien sufrió mucho más que yo mi pérdida de la visión. Por eso, el nacimiento de mi hijo desplazó toda su tristeza; su nieto pasó hacer su principal punto de atención”.
¿Cuál es tu pasatiempo preferido?
“El trabajo manual, sobre todo la mecánica automotriz. No son pocos los que solicitan mis servicios para reparar sus vehículos”.
Según señala Toni –cual familiarmente le llaman- no obstante los avances del país en la atención a las personas con discapacidad visual, aún persisten fisuras en lo concerniente a la eliminación de las barreras físicas. “Cuando se reconozca enteramente al ciego como parte de la sociedad, automáticamente vendrán abajo muchos obstáculos en la inserción laboral, las barreras físicas, junto a todo aquello que dificulte el tránsito por la existencia de este grupo poblacionall”, declara.
¿Se te antoja un mensaje para quienes como tú enfrenten de súbito la condición de invidente?
“Que reflexionen y se digan ¡yo sí puedo! Y, por supuesto, que se acerquen a la Asociación del Ciego, donde siempre estaremos esperándolos”.
Así, la fuerza de voluntad junto a la certeza de saberse respaldado hicieron que en Toni la luz trascendiera el crepúsculo. Hoy lo vemos, como a tantos, desandar las calles de esta ciudad asido de su bastón. Pero no se siente menos, ni llora su pérdida. Lo sabe bien. La vida es mucho más.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s