Calidad nuestra de cada día


By Yudith MADRAZO SOSA

Calidad se me antoja una palabra de hermoso trino. Me agrada su acento

Urge buscar la calidad en los servicios

agudo y su riqueza para rimar con otras como bondad, aceptabilidad, accesibilidad, agilidad…Quizás por eso, tal sucede a gran parte de mis compatriotas, quiera hallarla en cada producto que consumo o servicio que solicito. Claro, también me esfuerzo por imprimir un poquito de ella a mis quehaceres.

Sin embargo, en muchas ocasiones no importa con cuánto afán la busque, no logro asirla. Se presenta huidiza, subrepticia, se esconde aquí, aparece allá, a veces por solo instantes, y entonces tomo conciencia de su variabilidad e inconstancia.

La espero todos los días, por ejemplo, en el pan de la bodega pero, donde compro, las “bolitas” del cotidiano alimento casi nunca resultan apetecibles. ¿Falta de grasa, de horneado, mal estado de la harina? ¿Acaso no lo sabe quien da el visto bueno antes de la comercialización? “El otro, el de la Cadena, tiene mejor calidad, por eso es más caro”, suelen comentar algunos, asistidos de la noción de que dicha categoría y precio han de establecer maridaje. ¿Será siempre así?

Con frecuencia percibimos cómo la calidad no equipara la suma de dinero a pagar por ciertos bienes y servicios. Usted –ilustremos- supone que al pagar más de 20 CUC (para lo cual si es un trabajador de salario promedio ha debido ahorrar mes tras mes) por un par de zapatos éstos le durarán al menos todo un año. Sin embargo, en muchas ocasiones no transcurren más de seis meses antes de someterlos a un a reparación.

También cree que al abonar entre 1:50 y 2:00 CUP por una simple golosina (llámese Masa real, Panetela borracha, Palmera, Pastel, Pionono..) obtendrá a cambio un producto fresco, sabroso, agradable al paladar. Igual espera mayor agilidad a la hora de ser atendido, limpieza en las mesas…¡Cuántas veces no se habrá dado de bruces con la realidad!

Como potencial consumidor, usted aspira a llegar a una cafetería, un restaurante, una tienda, una oficina o una consulta médica y ser servido con prontitud y buen talante. Desea comprendan sus apremios y lo ayuden a solventar su necesidad. Cuando alcanza ese ideal entonces ve a la calidad anidar allí y se siente satisfecho. Porque, no lo dude, ella descansa a la sombra de ese importante principio.

De acuerdo con los entendidos, la calidad en términos comerciales y de servicio se define como la satisfacción del cliente, para lo cual debe utilizarse de manera adecuada los factores humanos, económicos, materiales, administrativos y técnicos conducentes a un desarrollo integral y armónico del hombre, la empresa y la comunidad.

No pocos argumentan que, de forma general, si los consumidores se muestran complacidos con un producto o servicio, ellos lo comprarán y usarán en mayor cantidad, mientras comentarán a otros sobre su favorable experiencia. En caso contrario, se quejarán a los fabricantes, vendedores u otros clientes y tal reacción puede ser perjudicial para la imagen de la entidad.

La dinámica de la vida presente exige la ponderación de tales preceptos, sobre todo en los momentos actuales del país, inmerso en la actualización de su política económica y social, donde se impone el diseño de productos y servicios coherentes con las expectativas reales de los consumidores.

En el sector gastronómico y el del comercio de ciertos productos como calzado y ropa, pongamos por caso, quedaron atrás los tiempos en cuando el consumidor tenía escasas alternativas. Luego de la apertura de nuevas modalidades para el Trabajo por Cuenta Propia en octubre de 2010, tiene ante sí diversas opciones y, por consiguiente, la oportunidad de ser más selectivo a la hora de escoger quiénes pueden satisfacer sus necesidades.

Tanto el sector estatal como el autónomo, cualquiera sea la actividad, no deben soslayar tales desafíos. Antes, han de asirse a las herramientas de la calidad y más aún de la excelencia para alcanzar mejores niveles en su gestión económica.

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s