Moisés Simons: compositor de marcada cubanía (+Vídeo)


Moisés Simons, destacado compositor cubano

Al citar los pregones musicalizados: Chivo que rompe tambó o El manisero a la memoria de los oyentes acuden las voces de Ignacio Villa -Bola de Nieve- o Rita Montaner, dos grandes intérpretes que estrenaron e inmortalizaron, respectivamente, esas obras. Algunos, en cambio, quizás no puedan identificar a su artífice: Moisés Simons, uno de los más altos exponentes de la música en Cuba, quien falleció el 28 de junio de 1945.

“Rita nos grita, a voz abierta, con un formidable sentido del ritmo, canciones arrabaleras, escritas por un Simons o un Grenet, que saben, según los casos, a patio de solar, buey de ingenio, puesto de chinos, fiesta ñáñiga y pirulí premiado”, reseñaría al respecto, en 1926, el escritor Alejo Carpentier para la revista Carteles.

El autor, nacido en La Habana a finales del siglo XIX, brilló como pianista, compositor y director de orquesta gracias a los vastos conocimientos adquiridos desde la infancia bajo la dirección de su padre, el músico de origen vasco Leandro Simons.

Luego comenzó a dirigir compañías infantiles en el teatro Martí. Más tarde cursó estudios de composición con Ignacio Tellería, Fernando Carnicer y Felipe Palau y de contrapunto con José Maury, todo lo cual le propició una sólida formación técnica.

A principios de la década del ‘20, de la pasada centuria, Simons encabezó la orquesta del hotel Plaza y fue director técnico dela Sociedad de Conciertos Típicos Cubanos.  Los críticos lo consideran un innovador dentro de la lírica de la Isla, pues mientras se desempeñaba como director de orquesta de jazz band, introdujo el danzón en este tipo de agrupación.

En 1928 compuso la pieza El manisero, dedicada a la cantante y actriz Rita Montaner. Al año siguiente, invitado por la editorial Edward B. Marks, visitó la ciudad estadounidense de Nueva York. Allá, según reportes de entonces, El manisero devino “una epidemia musical” y a él lo llamaban Mr. Peanut (Señor Manisero, en Inglés). La grabación discográfica de “La Única” había contribuido en mucho a la popularidad de este pregón más allá de los límites geográficos de Cuba.

Cuando falleció, en Madrid, contaba sólo 56 años de edad. Sin embargo, legó a la música de La Mayor de las Antillas unas 40 operetas y más de 100 partituras de diferentes géneros.

Una vez más la revista Carteles, en la edición del 8 de julio de 1945, publicaría las palabras del autor de El reino de este mundo sobre el insigne compositor: “Con Moisés Simons pierde nuestra patria uno de sus mejores autores de música ligera. Pero nos deja, para perpetuar su memoria, muchas páginas que habrán de figurar, por siempre, en las recopilaciones antológicas de la música popular de Cuba”.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s