El color de los invisibles


Image      Luego de finalizada, la telenovela Tierras de Fuego deja en un segmento de la población cubana el punzante sabor del olvido. Una vez más. Pues esta última entrega en el acogido espacio estelar de dramatizados siguió la misma ruta, y aun la superó, de sus predecesoras en lo concerniente a  la ausencia de personajes negros en las tramas.

No pretendo ahora sumarme a la profusión de críticas o halagos suscitados por la obra de Ángel Luis Martínez. Aludo a ella porque constituye el más reciente ejemplo de la displicencia con que no pocos realizadores de la televisión en nuestro país dejan fuera de sus historias la vida, el pensamiento y las disímiles circunstancias de las personas “de color”.

Hurgo en mi memoria y no recuerdo una sola telenovela donde el protagónico haya sido interpretado por un actor o actriz de esta raza. En el mejor de los casos, aparecen solo como integrantes del reparto y casi siempre estereotipados bajo la piel de la servidumbre, los delincuentes, los delatores, los que ejercen la prostitución o el proxenetismo, entre otras actitudes denigrantes.

Duele constatar cómo a pesar de los reclamos y esfuerzos de muchos, ventilados en disímiles contextos de debate intelectual, todavía persiste en los medios de comunicación una inadecuada representación de este componente de la sociedad cubana, cuyo peso en el devenir histórico y cultural de la isla se antoja invisible ante no pocos de quienes conciben guiones o dirigen programas.

Tal omisión deja ver los prejuicios racistas subyacentes en la mentalidad colectiva y legitiman ciertas creencias, como aquellas que atribuyen escasez de telegenia  a las personas de piel oscura.

Cuba figura entre los países latinoamericanos con mayor población negra y mestiza. Sorprende y desconcierta, entonces, ver soslayar en sus dramatizados televisivos la participación de actores de dicha raza, cuya capacidad histriónica queda relegada, por lo general, a las salas de teatro o estudios de radio.

De apreciar algunas de las producciones criollas, un espectador europeo podría llevarse la idea de que aquí los negros no tienen familia, o viven todos marginados, no se ven envueltos en triángulos amorosos, no estudian ni se interesan por la superación….entre otras ideas que solo sirven para alimentar los estereotipos racistas.

Ciertamente, tales casos se dan en el entramado social de la nación por condicionantes diversas, el abordaje de las cuales resultaría tópico para otro trabajo. Sin embargo, así como otras minorías y temas álgidos han salido a la luz en diferentes entregas, mostrar al negro en su variopinta dimensión y no solo en las situaciones más desfavorecidas y  repelentes permanece como cuenta por saldar por la pequeña pantalla.

Pocos ejemplos afloran cual excepción de esa regla. Recuerdo como uno de ellos la telenovela Si me pudieras querer, donde había una familia de color cuyos integrantes eran gente honesta y trabajadora, profesionales por demás.

También las de la autoría de Mayté Vera, quien desde sus textos defiende la dignidad de las personas del grupo étnico al cual pertenece.

Según algunos testimonios consultados, las más de las veces  son los propios guionistas afrodescendientes quienes velan porque a la hora de la filmación los directores respeten las características físicas de los personajes concebidos como negros o mestizos y sean interpretados por quienes cumplan dicho requisito.

La tendencia a que seamos solo los negros quienes al parecer nos percatemos de tamañas fisuras en nuestra representación resulta incomprensible en una nación cuyo proyecto social tiene entre sus basamentos la igualdad y el respeto entre todos sus ciudadanos.

Regreso a Tierras de Fuego  y me pregunto: ¿Por qué no pudo ser negra la familia Rodríguez o la Castillo? ¿No habitan personas de ese color en los campos cubanos?

Me cuesta creer que en el universo de la actuación hombres y mujeres “de color” carezcan de luz para brillar como lo hacen en el deporte y la música. Aunque, queda claro, necesitan más que talento para trascender el color que en la tele los hace invisibles.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s