Del ocio también se puede vivir


20140725_JCD (10) Con bastante frecuencia, los vemos descender de un ómnibus, estacionado en una céntrica y concurrida esquina de la ciudad de Cienfuegos y, a partir de ese punto, desandar las cuadras del boulevard, inquirir sobre el Benny que las da la bienvenida desde el Paseo del Prado, en esa misma intersección, e iluminar con sus miradas curiosas, en cada tramo recorrido, cada uno de los detalles que le ofrece esta hermosa urbe del centro sur de Cuba.

Por su apariencia, pronto los distinguimos de los nacionales con quienes se entrecruzan en las calles cienfuegueras y mientras los vemos pasear, consumir en algunos restaurantes, o dirigirse a un hotel, pensamos en los beneficios del turismo, sector que permite el intercambio mientras abre ventanas para ventilar la economía del país.

Sin embargo, el aire que respira la “industria sin chimenea” en la actualidad resiente las rachas de crecimiento sostenido registradas en los años ’90, cuando la ínsula caribeña abrió las puertas del turismo internacional cual una manera de mitigar la crisis desatada tras el colapso del campo socialista.

Hasta el cierre de mayo del presente, la provincia había cumplido el plan de visitantes extranjeros en un 102 por ciento. Vista desde esa cifra, la actividad turística marcha aquí sin tropiezos, mas, datos de la delegación del sector en el territorio, advierten que si bien satisface las expectativas, tal indicador decrece en un 3,7 por ciento los índices del año precedente, debido fundamentalmente a deficiencias en la gestión comercial.

Entre los principales emisores de turistas a la Perla del Sur figuran Canadá, Francia, Alemania, Estados Unidos y el Reino Unido, seguido de Holanda, Suiza, Dinamarca, Austria e Italia.

Aunque mercados como el canadiense y el alemán mantienen estabilidad en su comportamiento y otros tales el suizo y el austriaco ostentan un notable incremento, el destino Cienfuegos ve menguar la presencia de visitantes provenientes del Reino Unido, el cual solo alcanza el 86 por ciento en dicho período. La desfavorable situación económica de la nación europea, explican los especialistas, influyen en esa disminución.

Paralelo a ello, decrece también el número de turistas días totales en un 3,6 por ciento, mientras queda por debajo de lo planificado el índice de ocupación internacional y la venta de opcionales. No obstante, se cumplen los ingresos y las utilidades, pero ¿no serían estos más jugosos de haberse satisfechos los compromisos?

Tal situación, despierta el botón de alarma entre expertos y directivos de la esfera, quienes analizan la dinámica actual de la “industria del ocio” en virtud de devolverle el esplendor de los años de mayor expansión.

José Luis Rodríguez, asesor del Centro de Investigaciones de la Economía Mundial, en su artículo Cuba, el turismo internacional y sus potencialidades, hace énfasis en que el presente demanda “la diversificación de la oferta turística para incrementar la satisfacción del visitante en instalaciones extra-hoteleras”, aspectos donde, señala, descansan las potencialidades para avanzar en el turismo internacional.

En la provincia, directivos y trabajadores analizan la calidad y esencia de los productos actuales con la finalidad de hallar nuevos cauces para la temporada 2014/2015 y contribuir así a cristalizar las aspiraciones del país de un crecimiento del 10,4 por ciento en el número de visitantes. Coinciden estos en la necesidad de diversificar y buscar nuevas atracciones con la finalidad de convertir el destino Cienfuegos en un próspero enclave para la actividad del descanso.

Paseos por el Parque Ecológico El Nicho, recorridos por la ciudad, visitas al Delfinario y a algunas fábrica de tabacos, figuran entre las excursiones más vendidas aquí. No obstante, el territorio tiene potencialidades para explorar otras zonas en los diferentes municipios que puedan ser de interés turístico.

Tal como reconoce José Enrique González Garrido, delegado del MINTUR aquí, en virtud de tales compromisos, el territorio ejecuta un plan de inversiones anuales con cifra superior a los 4 millones de pesos, dirigido al mejoramiento de las instalaciones.

A ello se une un ambicioso plan de desarrollo, hasta el 2030, donde de se propone subir de 915 habitaciones con las que cuenta ahora el territorio, a más de 22 mil. Incluye el proyecto el desarrollo de dos campos de golf, una serie de Hoteles Encanto que añadirán alrededor de 700 habitaciones más, la construcción de bungaloes para ampliar el Hotel Rancho Luna, la fabricación de varios hostales, además de otras iniciativas, muchas de las cuales encaminadas a la recreación.

Sin embargo, de poco sirve aumentar la capacidad de alojamiento o los “amenities” en las instalaciones recreativas, si no prestamos la debida atención a la calidad de los servicios, a la correspondencia entre esta y los precios, y a los niveles de capacitación y competencia de los trabajadores del ramo, elementos para los cuales no resultan necesarias grandes inversiones.

Urge poner en práctica ideas que permitan elevar los índices de satisfacción del cliente los cuales, según el resumen de la actividad turística del territorio en 2013, no gozó de la buena salud esperada.

Sabemos que la exportación de servicios en otros frentes como la Salud y el Deporte –por citar dos ejemplos-, arrojan provechosos dividendos a la economía nacional. Pero del ocio también se puede vivir y, por tal razón, sería insensato dejar dormirse en los laureles a un sector que por sus ingresos deviene pilar del desarrollo cubano.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s