Emprender, compartir, secretos de una mujer de estos tiempos


Period Yudith MadrazoSi indagan por Mercedes Cantillo Suárez, quizás ni ella misma conteste, dice jocosamente. Sin embargo, al escuchar el apelativo Chavela, no pocas personas sabrían apuntar hacia la cienfueguera que, desde hace dos décadas, hila las ilusiones textiles de numerosos infantes.

Todo comenzó por una situación familiar inesperada y penosa, la grave enfermedad del padre. Había estudiado Derecho y luego de desempeñarse como asesora jurídica en diferentes empresas y como jefa de venta en la Ronera Santa Cruz, en La Habana, dispuso regresar a Cienfuegos a cuidar del papá. Tal circunstancia, la obligó a dejar atrás la carrera profesional para adentrarse en el desafiante universo de quienes emprenden sus propios caminos.

LA ESTELA DE UNA TRADICIÓN FAMILIAR

No fue solo el imperativo del momento. Cuando el primero de mayo de 1994 Chavela decidió abrir un puesto como costurera, no hacía sino prolongar la estela de una tradición familiar.

“Mi madre era modista-sastre, también mis tías, mis primas…el bichito de la costura entró por ahí… En aquella época comencé a ayudar a mi mamá. Unas veces atendía ella a mi papá y yo cosía; y otras, hacíamos a la inversa. Descubrí de ese modo este mundo maravilloso, el cual me fascinó.

“Comencé haciendo canastilla. Puse un pequeño espacio en lo que hoy se llama El Palo Gordo, entonces La Principal. Confeccionaba las cosas allí mismo, con mi máquina, y fue algo mágico”, comenta.
Así laboró hasta el año 2012 cuando, con la ampliación del Trabajo por Cuenta Propia en el país, inauguró el Atelier Infantil Chavela, donde trabajan seis personas. Su hija, Ana Lorena, se cuenta entre las fundadoras y en la actualidad funge como jefa de taller.

“En 2013 comenzó mi hijo, ingeniero industrial, en el cargo de administrador. Pero cuando es necesario, se sienta también a la máquina y hace lo que haga falta. Las otras, las ayudantes, son madres e hijas. Ellas no eran costureras, yo las busqué en la comunidad con la ayuda de la Federación. Les di capacitación, las hice costureras, bordadoras, hacen muñequería… de todo. Este es un negocio familiar”, aduce con orgullo la industriosa mujer.

“Ahora estamos enfrascados en la ampliación y remodelación del Atelier y queremos ofrecer cursos a las personas de la comunidad, las escolares. También a las integrantes de la ANCI, la ANSOC, porque hay muchas cosas que las personas discapacitadas pueden hacer para ganarse el sustento y para no perder estas tradiciones familiares que gracias a Dios yo heredé”, agrega.

Para ella, resulta fundamental que en los hogares las personas transmitan de generación en generación los saberes en diferentes oficios. “No podemos hacer a nuestros hijos inútiles, debemos entrenarlos para la vida”, subraya.

UNA MUJER DEL SIGLO XXI

Luego de haber atravesado por momentos difíciles, Chavela se siente hoy una mujer satisfecha, alquien que no teme a la adversidad y busca con sabiduría la manera de abrir puertas ante las disímiles encrucijadas de la vida. Miembro del Comité Provincial de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC), resalta el impulso que a lo largo de 54 años ha otorgado la organización al adelanto femenino, en tanto reconoce los desafíos a enfrentar en la coyuntura actual.

“Conocemos los principales logros. La FMC contribuye a canalizar las aptitudes que todas tenemos dentro y no hemos desarrollado. Basta con acercarse al lugar donde te las despierten y lo mismo puedes hacerte costurera, que peluquera, que un montón de oficios que nos pueden ayudar a desarrollarnos en lo individual.

“Sin embargo, la organización ha perdido un poco de terreno. No podemos seguir enfocándola como en los momentos iniciales, necesitamos pensamientos del siglo XXI, buscar nuevos caminos, cambiar el discurso, pues vivimos nuevos tiempos”, argumenta.

En su opinión, el Trabajo por Cuenta Propia representa “la segunda liberación de la cubana. No hay manera de ser libre si no tienes una economía estable. Muchas mujeres constituyen el eje principal de la familia y esto es una magnífica opción para mejorar económicamente y realizar una actividad que nos gusta y permite vivir decorosamente. Lo que sí no sirve para nada es estar con una mano encima de la otra, cogiéndote lástima, diciendo ‘yo no sé esto’, ‘yo no tengo dinero’… y a veces hasta dejando que los hombres te maltraten…”, asevera.

Empeñada en servir a la comunidad, Chavela y su equipo, junto a otros cuentapropistas del territorio, se muestran dispuestos a apoyar cualquier programa social de interés para el Partido o el Gobierno.

Cual muestra de generosidad, desde hace varios años el Atelier regala una canastilla a la primera niña nacida cada 23 de agosto y primero de mayo, en conmemoración del aniversario de la FMC y de la fecha cuando se inauguró el Atelier. A ello se suman algunas donaciones al Hospital Pediátrico Paquito González Cueto.

“No queremos que nos sigan viendo como personas a quienes solo les interesa el dinero. No es así….Hay muchos cuentapropistas con dinero y con buen corazón, deseosos de hacer estas cosas”, explica.

La emprendedora cienfueguera teje, además, otros sueños: extender los servicios actuales del Atelier, cuando amplíen el local, y confeccionar ropa de maternidad.

“No me mueve el dinero, sino el deseo de rescatar la cultura del vestir de la mujer cubana en esta etapa importante de su vida, con la finalidad de contribuir a que se vea bella, arreglada y bien vestida en el período maravilloso del embarazo.

“En Atelier Chavela hay un respeto por los valores. Constituye un ejemplo vivo de laboriosidad, de cubanía. La canastilla vendida aquí es totalmente cubana, pues consideromos importante recuperar nuestra autenticidad, nuestro sello”.

HILVANANDO CRITERIOS

¿Además de coser qué más atrae a Chavela?

“Leer, pasear, disfrutar los atardeceres, la vida….¡Vivir!, me gusta mucho la vida”.

¿Qué admira más en las personas?

“La honestidad, la sinceridad…a vedes digo las cosas de manera muy llana y a las personas le molesta, pero soy así y pienso que es lo mejor. También admiro la laboriosidad, en la vida se necesitan muchas horas de trabajo para luego tener éxitos en cualquier ámbito”.

¿Cómo Chavela se ve a sí misma?

“Umm…no me gusta hablar de mí misma…yo me veo como una mujer que ha perseverado mucho, echa para adelante un proyecto que fue su sueño. Estoy muy agradecida al pueblo cienfueguero, al Partido, al Gobierno, a la FMC, pues siempre ha estado ahí para mí. A la vida, porque me ha dado la posibilidad de ver materializado esta labor la cual, además de un ingreso decoroso para mi familia, me permite prestar un servicio de excelencia a la comunidad”.

¿Cree en el amor?

“Claro, sin amor no puede hacerse nada. Todo lo que ve aquí es una forma de amor”.

¿Qué consejo le daría a la mujer cubana contemporánea?

“Que no pierda tiempo ni se coja lástima, que mire para arriba y para adelante y se dé cuenta de que tiene dos manos y un cerebro. Que vayan más allá de ayudar a sus esposos y emprendan por ellas mismas sus negocios, que se atrevan; ellas pueden”.

Tales máximas se hacen realidad en los días de Chavela. Esta cienfueguera no solo crea, confecciona, administra…, también comparte su saber con cuantos deseen aprehenderlos. Y, al parecer, no se cansa. Sigue su bregar sin horario de cierre. Quizás en ello radique el secreto de su éxito.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s