El hombre del pasatiempo singular


Period Yudith MadrazoCuenta su madre, que desde bien pequeño dio muestras de una casi obsesiva inclinación a coleccionar objetos. Cepillos dentales, tubos de desodorante…, cualquier cosa de la cual pudiera reunir un número significativo, captaba su atención e iba a parar a su muestrario. Pero lo que a muchos pareció una pasajera ocurrencia de muchacho, devino pasatiempo para Antonio Ballarte Ardura, reconocido ya entre no pocos por su apego a las colecciones raras. Entre ellas resalta el conjunto de cajetillas de cigarro, uno de los más completos del mundo.

“Mi primera colección oficial ocurrió hace alrededor de diez años, cuando reuní mil botellas de rones, cervezas y licores. Lamentablemente, por falta de espacio en la casa, hube de deshacerme de varios de esos frascos. Luego comencé a trabajar en el Ranchón de Aguada, donde desde el primer día vi la posibilidad de recopilar cajetillas de cigarro, algo que me ha fascinado”, recuenta Toni, cual le llaman sus conocidos.

Tras ocho años en esa suerte de juego, ya atesora más de 3 000 ejemplares, todos distintos. Y cual si no le bastara, reúne, además, monedas de circulación actual en más de 100 países. “Es algo que me fascina, se te va metiendo en vena y cada vez quieres más y más… Este entretenimiento es muy sano y no le causa daño a nadie”, comenta.

Toni, sin embargo, no está solo en esa empresa singular. Cuenta con el apoyo de sus compañeros de labor, quienes durante sus turnos le recogen y guardan las cajetillas encontradas a su paso.

“Por otra parte, tengo el respaldo de mi familia, sobre todo de mis hijos. Ellos me ayudan en la reconstrucción. Estas cajas vienen húmedas, despegadas o escachadas, y ahí empieza el proceso de reparación. Después debemos buscar un lugar fresco, seco, protegido de los roedores, para almacenarlas. El peligro mayor está en la humedad, durante los días lluviosos. Hay que sacarlas, darles aire y sol, y luego devolverlas a su lugar. ¡Lleva trabajo!, pero me satisface, me entretiene mucho”, comenta con el beneplácito de quien no encuentra distracción mayor que el arte de coleccionar, el cual le aporta inmensa satisfacción.

“Desde el punto de vista espiritual, me siento realizado. Sin embargo, me incomoda cuando me preguntan cuánto puedo ganar con esto. Nunca he pensado en la parte material de mi colección, es algo totalmente espiritual. Mi interés es que la gente vea y comprenda, sobre todo los jóvenes, que el cigarro hace daño” refiere.

 

Dado a la participación entusiasta en disímiles iniciativas, el coleccionista aguadense se involucra en diversos proyectos como promotor de Salud y educador.

“Hace alrededor de doce años fui fundador de un movimiento en mi municipio: las Caravanas por la Salud. Se trataba de un grupo de activistas y médicos que íbamos por los campos y lugares intrincados visitando a los pacientes. Eso me hizo más humano, me sensibilizó mucho con las personas. Ahora, en mi centro de trabajo actual, el Ranchón de Aguada, realizamos todos los años una actividad financiada por los trabajadores para los niños pacientes del CIREN. Hay risas, pero también lágrimas. Los padres y los pequeños lo agradecen mucho”, comenta Toni.

El muestrario del coleccionista cienfueguero resulta, hasta el momento, el más completo de cuantos se tenga noticia a nivel internacional. “Hay un chino que atesora 30 000 ejemplares, tiene un récord con esa cantidad, aunque son repetidas. En mi caso suman más de 3 000, pero todas diferentes. Cuidamos mucho esa singularidad”, asegura mientras anuncia su aspiración a, en un plazo de diez años, alcanzar y superar las cifras del asiático, mas con cajetillas distintas.

¿En cuál otra actividad encuentras solaz?

“Generalmente escribo, en especial sobre asuntos medioambientales. Me agrada salir por el campo donde nací, Las Yaguas, cámara en mano y recoger testimonios de personas con más de 80 años sobre flora y fauna. Y adoro también compartir lo que aprendo”.

A la par de eso, a Toni le gusta leer, ver los programas informativos de la televisión y ama la música tradicional cubana con la misma fuerza que se apasiona por la cumbia colombiana.
Se dice una persona sencilla, humilde, modesta, quien ayuda a sus compañeros de trabajo en todo cuanto esté a su alcance. “Amo mucho la vida y creo en el mejoramiento humano”, declara.

Al parecer, eso de coleccionar rarezas lo acerca más a la realización de ese ideal.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s