Emprendimiento con sudor de mujer


Las vemos a diario: en un punto de venta de artículos artesanales, en una cafetería, al volante de un taxi, en DSC_1753peluquerías….Representantes de más del 50 por ciento de la fuerza técnica del país, las cubanas encuentran espacio también en los caminos abiertos al emprendimiento luego de la ampliación del Trabajo por Cuenta Propia (TCP) a finales de 2010.

De acuerdo con datos de la dirección provincial de Trabajo y Seguridad Social, al cierre de enero del presente año en la provincia ascendía a más de 4 mil el número de mujeres insertadas en esta nueva forma de gestión económica. Entre las variantes con mayor presencia femenina aparecen las agentes de Telecomunicaciones, cafeterías de alimentos ligeros, trabajadoras domésticas, manicuras, peluqueras, mensajeras, pero el peso principal lo llevan las trabajadoras contratadas.

Para algunos investigadores, sin embargo, el hecho de que la mayoría son empleadas de otras personas deriva de la reproducción de patrones sexistas arraigados en la sociedad, si tenemos en cuenta que ellos suman más del doble de la fuerza vinculada al cuentapropismo.

Además, preocupa el tipo de actividades en que se desempeñan, casi siempre asociadas de manera tradicional al género femenino, lo cual refuerza la división sexual del trabajo, al confinarlas a labores relacionadas con el hogar.

No obstante, el TCP ofrece a las féminas una oportunidad para encauzar sus potencialidades, ganarse la vida de manera digna en oficios de su agrado y obtener así independencia económica.

“El Trabajo por Cuenta Propia representa la segunda liberación de la cubana. No hay manera de ser libre si no tienes una economía estable. Muchas mujeres constituyen el eje principal de la familia y esto es una magnífica opción para realizar una actividad que nos gusta y permite vivir decorosamente.

“Lo que sí no sirve para nada es estar con una mano encima de la otra, cogiéndote lástima, diciendo ‘yo no sé hacer esto’, ‘yo no tengo dinero’… y a veces hasta dejando que los hombres te maltraten…”, comenta Mercedes Cantillo Suárez, quien desde 1994 incursionó en esta modalidad y lleva las riendas del Atelier Infantil Chavela.

Al igual que ella, Magalys Emilia Águila Hernández, del municipio de Lajas, es titular de su negocio, la paladar “La Popular”, desde noviembre de 2010. “A mí siempre me ha gustado la cocina y bueno…esto representa también una forma de salir adelante, buscar los ingresos del hogar. Tenemos un negocio familiar, mi hija y mi nuera trabajan conmigo, las ganancias son para las tres”.

En su opinión, resulta importante la inserción femenina en tales ocupaciones. “Eso les permite estar integradas a un empleo, cubrir sus necesidades económicas, tener garantizada la jubilación…Yo misma era ama de casa y ahora soy una trabajadora más que aporta un servicio del cual nos beneficiamos todos: el Estado, la sociedad y yo”, agrega.

Yanara García Águila, hija de Magalys, migró del sector estatal al cuentapropismo. “Durante un tiempo mantuve las dos funciones, pero después del nacimiento de mi hija me quedé solo con este contrato, el cual me permite combinar el trabajo con la crianza de la niña.  Muchas jóvenes y adultas que no tenían los medios de laborar en otro lugar han encontrado en el TCP la oportunidad de acceder el empleo en algo que les guste, porque a nosotras nos agrada lo que hacemos y constituye, además, una vía para mejorar nuestros ingresos”, afirmó.

Para Suleidy Real Crúz, depediente también de “La Popular”, las féminas no deberían desaprovechar la posibilidad de acceder a estas formas de gestión, pues favorece su desarrollo individual y económico.

A tal progreso contribuye la Federación de Mujeres Cubanas (FMC) mediante los cursos promovidos por las Casas de Orientación a la Mujer y a la Familia (COMF).

Según Idolidia Camejo Rodríguez, miembro del secretariado provincial de la organización, en tales espacios las cienfuegueras pueden hallar adiestramiento en modalidades como peluquería, maquillaje y barbería, artesanía, tejido, corte y costura, fotografía, manicura, repostería, culinaria, entre otras, encaminadas a prepararlas para emprender cualquier actividad en el sector privado. En 2014 más de 60 perlasureñas se graduaron de algunos de estos cursos para luego sumarse al trabajo autónomo.

Inés María León Vilariño, otra emprendedora, acumula diez años como arrendataria de habitaciones. “Soy licenciada en Español y Literatura y en esa época trabajaba como especialista en el Palacio de Computación de Punta Gorda, además de asumir otros contratos como profesora. Puesto que poseía una casa grande, ubicada en un lugar céntrico, por donde transitan tantos turistas, pensé que sería una buena opción insertarme en este negocio para mejorar mis ingresos y decidí hacerlo, pues el salario no me daba para el sustento de mi hijo y mío.

“Además, tenía que mantener, reparar esta vivienda enorme y esa fue la vía que encontré para generar los ingresos necesarios para ello y a la vez incrementar mi economía” manifiesta.

Coincide con otras entrevistadas en los beneficios de la apertura del TCP, pues ahora gozan de los mismos derechos que el resto de los trabajadores. “La entrada salarial en muchas ocasiones es considerablemente mayor, por eso no pocas profesionales abandonan sus puestos en el sector estatal para ejercer oficios u otras labores por cuenta propia. Aunque una no quiera, el factor económico constituye el principal incentivo”, añade León Vilariño.

Aun cuando en este nuevo ámbito económico eternicen prácticas arraigadas en el ideario social, como aquellas que destina a las féminas las labores tradicionalmente asignadas a ellas, y a pesar de las disímiles batallas que a diario enfrentan, trabajar de manera autónoma representa emancipación, prosperidad, adelanto…..Y quizás en el futuro, traspasadas las barreras mentales, ellas puedan contarse por igual entre los albañiles, mecánicos o transportistas en virtud  de validar la noción de que el emprendimiento lleva también sudor de mujer,

One thought on “Emprendimiento con sudor de mujer

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s