La emoción de escribir su tiempo


Alexis Pire Rojas durante una cobertura.
Alexis Pire Rojas durante una cobertura.

Conversar con una persona y convertir esa charla en un material publicable –tal como mi interlocutor define al género de la entrevista- puede considerarse un acto sencillo, aunque conlleve un arduo ejercicio de pensamiento. Mas, si se trata de un periodista, con quien compartes oficio, medio de prensa y una entrañable amistad, el reto se torna mayor porque, dada la cercanía, resulta fácil caer en la trampa de la desmesura y ofrecer una imagen distorsionada del joven profesional de cuya vida expongo a los lectores algunas pinceladas.

Alexis Pire Rojas llegó en septiembre de 2012 a la redacción del Cinco y desde el primer día vislumbramos en él los bríos propios del recién graduado, ese que se estrena en el universo laboral con la energía y las ganas de dejar una huella perdurable. Por segunda ocasión consecutiva alcanza el Premio Provincial Juan David por la obra del año el cual, junto a otros galardones, vaticinan en él a un reportero de nutrido  palmarés.

http://

http://www.ivoox.com/entrevista-a-alexis-pire-rojas_md_4188555_wp_1.mp3″

Ir a descargar

“Mi vida laboral comenzó de una manera bastante intensa, creo yo, y no fue buscando los premios ni nada por el estilo, sino por ese ímpetu con los cuales uno viene de la Universidad, por los deseos de hacer buen Periodismo.

“Creo que para un joven, con apenas dos años y medio de graduado, estos reconocimientos representan una gran responsabilidad porque le ponen a uno la parada bien alta para seguir el camino, quedar bien con los lectores, con quienes te siguen y están acostumbrados a leer de tu firma trabajos más o menos profundos, con un lenguaje ameno, con tu propio estilo…Pueden, incluso, convertirse en un peso en algún momento, pero aceptarlo como un peso significaría también cierta cobardía, y no debe ser así. No podemos mantener el mismo ritmo todo el tiempo, pues necesitamos sortear otras dificultades y subjetividades. El trabajo intelectual no es mecánico, depende mucho de las circunstancias, de cómo te sientes para escribir, de la motivación y eso a veces hace que no produzcas igual en todo período”.

¿Crees que exista una forma joven de hacer el Periodismo?

“Existe una manera contemporánea de hacer el Periodismo, no necesariamente joven. Las personas de cualquier otra edad pueden atemperarse a las maneras más actuales de asumir esta profesión.  No tiene que ver con la juventud, ni siquiera con la formación académica, sino con el talento, el olfato periodístico…”.

En tu opinión ¿qué está pidiendo la coyuntura actual del país de los reporteros y medios de prensa?

“Hemos trabajado mucho en eso y el Periódico, según mi criterio, de alguna manera se ha mostrado bastante consecuente con la idea de que el Periodismo se parezca más a la realidad cubana. También necesitamos contextualizarnos en nuestro tipo de medio, somos un semanario provincial y ello impone explotar las necesidades, las situaciones del territorio, de sus municipios, de los cuales a veces nos falta representatividad.

“Y no se trata de cumplir con los caprichos de algunas personas, quienes en ocasiones quieren divulgar comentarios infundados, problemas muy particulares de cada cual, asuntos no publicables en la prensa, pues existen otros mecanismos para solucionarlos. No obstante, nos falta bastante para llegar a satisfacer nuestro cometido de parecernos más a la cotidianidad y lograr que los intereses del Partido –de quienes somos órgano oficial-, del pueblo y del Cinco vayan en una misma dirección”.

¿En qué lugar colocarías la superación, la auto-preparación de los periodistas?

“Resulta fundamental, sobre todo en la relacionada con las nuevas tecnologías, si tenemos en cuenta que las tendencias actuales exigen la integración de todos los soportes. Son muy importantes también los cursos de superación en función de la especialización periodística. Digamos, el encargado de atender Deporte debe tener tanto conocimiento como un comisionado del INDER, de manera que sin un día se necesita el criterio de un experto pueda ser llamado para eso. Lo mismo digo para quien escribe de Salud, Agricultura, Ciencia…”

“Eso va más allá de la sectorialización, aunque guardan relación. El hecho de responsabilizarse por un sector, conocer sus fuentes, sus interioridades, ayudan a especializarte, a organizar el trabajo, pero no pueden convertirse en una camisa de fuerza. El periodista debe aventurarse a explorar nuevos horizontes y abordar diversas temáticas de importancia para la población, siempre con respeto a los colegas”.

This slideshow requires JavaScript.

Alexis se cuenta entre esos que se prueban y por tal razón no se circunscribe a hablar de los avatares de la montaña, la producción del café, el precio de la carne de cerdo…Con idéntica pasión alerta sobre irregularidades en el pago a ciertos trabajadores; da fama a riquimbilis y mulos; nos acerca a los desafíos de la ancianidad; diserta sobre asuntos económicos; o nos hace reír, para no llorar, con una imaginaria reunión de alimentos.

¿Con cuáles géneros te sientes más cómodo?

“Siempre me ha gustado el comentario: una herramienta a manos del periodista para dar a conocer su punto de vista sobre determinado fenómeno. Es, además, muy riesgoso, porque al basarte prácticamente en tu criterio, lo cual no quiere decir que dejes de investigar,  corres el peligro de ser malinterpretado o de suscitar distintos razonamientos de una misma idea. Pero esa diversidad de criterios es muy provechosa. Yo lo disfruto mucho.

“Otro género que me agrada es el reportaje, sobre todo cuando uno logra contrastar bien las fuentes y descubrir problemáticas, insuficiencias, a partir de sus propias contradicciones. Y la entrevista, sobre todo a hombres y mujeres supuestamente comunes, cuyas vidas cotidianas pueden parecer intrascendentes y, sin embargo, en verdad son muy interesantes. O sea, conversar con esas personas, lograr la necesaria empatía para que me cuenten sus historias, hacerlas sentir importantes y que luego vengan a contarme cuán prestigiosos se sintieron, me motiva en gran manera. Aunque en sentido general me gusta incursionar en todo. Es bueno escribir de vez en cuando una crónica, informaciones, reseñas…”.

Según dices, cuando entrevistas a alguien te place adentrarte en su vida, sus rutinas. ¿Cuáles son las tuyas?

“Yo busco mucho divertirme y eso complementa el trabajo. Cualquiera pensaría que estoy todo el tiempo ocupado, por mis diversas responsabilidades, pero siempre encuentro tiempo para distraerme, reírme, ir al cine, al malecón, una discoteca, compartir con mis amigos…”.

A pesar de tus cortos años de experiencia, ¿cuál consideras hasta ahora el momento más difícil en tu carrera como periodista?

“Precisamente, cuando tengo pocos deseos de escribir. No es frecuente, claro. En mi opinión, a todos los que nos dedicamos a la creación nos pasa eso alguna vez, no siempre uno tiene ánimos para redactar cuando se impone hacerlo, lo cual no significa un mal resultado, pues ahí entra a jugar su papel el oficio que uno va adquiriendo.

“Los momentos de encontronazos con las fuentes cuando no están de acuerdo con algún trabajo pueden parecer difíciles, pero en el fondo son parte de nuestra cotidianidad. Si a alguien  no le gustó el material o si resultó polémico revela que trascendió y entonces no lo considero un percance.

¿Y los instantes de mayor regocijo?

“Cuando un viernes a penas a las 9:00 AM o a las 12:00 PM ya  me han llamado muchísimas personas o me han parado en la calle para hablarme bien de un trabajo mío (ahora se escucha temblorosa la voz, mientras se le humedecen los ojos). No te voy a engañar, ni andar con falsas modestias. A mí sí me agradan los premios y algunos me han traído enormes satisfacciones. Hay dos en particular que he disfrutado muchísimo: el del Concurso 26 de Julio en 2014, en reportaje, considerado el rey de los géneros periodísticos, y el Primero de Mayo de ese mismo año”.

¿Qué es el Periodismo para ti: necesidad o elección?

“Las dos cosas. Necesidad porque uno siente siempre la urgencia de exponer sus criterios, retroalimentarse con los lectores, escribir de cualquier cosa, aunque no sea publicable. Y es también elección por la manera en la cual uno elige hacerlo: si va a ser mesurado, más profundo o va a quedarse en la epidermis.

“Yo no me arrepiento de ejercer esta profesión, a pesar de ser tan mal remunerada. Me siento bien y en mi opinión eso pasa cuando uno sabe escoger la carrera a estudiar. Desde 10mo grado me di cuenta de mi inclinación por la escritura, por inventar historias y vi en el Periodismo algo cercano a eso, a comunicar, a trabajar en la TV, otro de mis placeres. Algunos me preguntan por qué no estudié Medicina, por ejemplo, y yo ni siquiera lo pienso. No me hallo médico, me hallo periodista, fue mi decisión y no creo haberme equivocado. Si el destino me puso aquí y si en dos años y medio he tenido resultados no debe ser por gusto”.

¿Qué cualidades definen a Alexis?

“Creo ser bastante sincero y transparente en relación con mis compañeros. Yo no siento envidia, cualquier buen trabajo o logro de un colega lo celebro porque pienso en el derecho y la capacidad de todos para obtener reconocimientos y eso no debe molestar a nadie. ¿Otra cualidad? me place ayudar a la gente, hacer el bien sin pensar en el agradecimiento o la retribución. Eso me gratifica espiritualmente, así como la dicha de tener excelentes amigos, personas muy buenas y sanas a mi alrededor (y otra vez la emoción se adueña de sus palabras)”.

Los pasos de Alexis no solo dejan rastros en el Cinco, sino también en la TV local. “Ese es mi paralelo y si me siento bien ahora profesionalmente es porque hago cosas realmente gratificantes: escribir para el Periódico y trabajar en la conducción de programas, lo cual me ha enseñado y abierto muchas puertas. Todo en cuanto he podido incursionar me ha llevado a enamorarme y disfrutar más ese medio. Aunque me atrae desde mi época de estudiante, no he tenido mucha oportunidad de hacer con frecuencia Periodismo televisivo, pero lo valoro y lo considero encantador”.

Este joven cienfueguero signado por la sencillez y la laboriosidad, que seduce a los lectores con su verbo diáfano y desenfadado es, ante todo, un ser sensible y por eso vibra ante las confesiones de una educadora admirable o mientras responde a las preguntas de esta reportera. Y es quizás la emoción de poder escribir su tiempo el sentimiento al cual se aferra en su afán por asimilar las circunstancias del presente y reflejarla en sus textos.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s