Monthly Archives: December 2015

Si el bebé llama a la puerta (Parte II)


Léalo también en: http://www.5septiembre.cu/sociedad/item/60290-si-el-bebe-llama-a-la-puerta-parte-ii-y-final

El apoyo familiar y social que reciben las parejas en edad de reproducirse influye en la cantidad de hijos a tener. He aquí algunas miradas a esta cara del tema de la fecundidad en nuestro país.

canastilla Por fin llega el momento de abrir la puerta a la maternidad. Un nuevo camino aparece ante la pareja, una vereda donde no faltan escollos. Convertirse en padre y madre se torna una amalgama de alborozo y preocupación. “Llegó la cigüeña, ¿y ahora qué? ¿Cómo afrontar la canastilla, la alimentación, el espacio que necesita el bebé dentro del hogar…?”

Interrogantes similares acuden a la mente de no pocas personas en el país. Varias consideran que si bien las circunstancias económicas no determinan, en la mayoría de las ocasiones, el primer parto, sí lo hacen en el caso del segundo. Aquella máxima: “donde come uno comen dos” no resulta fácil de cristalizar en la práctica y propicia que, aun cuando el ideal de casi todas las parejas sean dos hijos, opten por tan solo uno.

“Yo siempre quise tener dos niños y lo logré, pero mirando la situación económica y el trabajo que se pasa, sinceramente cualquiera se queda con uno nada más. Los alimentos, la ropa….luego van creciendo y llegan a la escuela. Entonces se vuelve una pesadilla lo de las mochilas, los zapatos, las medias, la merienda…”, afirma la cienfueguera Maylín Maso Guerra.

Similar opinión ofrece la joven periodista Darilys Reyes Sánchez. “Una reflexiona sobre las condiciones, siempre quiere tener al menos un respaldo en cuestiones materiales a la hora de asumir el reto de la maternidad. Los gastos van a aumentar y entonces ¿de dónde saca el dinero?

“También está lo de la infraestructura: un techo o al menos un espacio donde ya no serán dos sino tres. ¿Qué ofrecerle a ese nuevo ser en cuanto a lo que una entiende por comodidad? Una siempre piensa en estar un poquito mejor, en prepararse más, porque el susto económico es mayor que el psicológico cuando va a ser madre. Si recién graduada, trabajando, no te alcanza el salario para determinadas cosas, imagínate con un niño, ¿cómo le hacemos? Hay que buscarse otra fuente de ingresos, trabajar el doble, el padre, la madre, que ayude todo el mundo…”, asevera. Continue reading Si el bebé llama a la puerta (Parte II)

Advertisements

Si el bebé llama a la puerta (PARTE I)


Léalo también en: http://www.5septiembre.cu/sociedad/item/60256-si-el-bebe-llama-a-la-puerta-parte-i

nueva vida

La situación demográfica cubana actual, marcada por un significativo envejecimiento poblacional constituye un asunto de interés prioritario para el país. Inciden sobre el fenómeno los bajos niveles de fecundidad registrados aquí desde hace décadas. He aquí una mirada a las diferentes causas y los posibles paliativos para este problema.

A veces se siente como un bicho raro, una criatura inusual. Le resulta difícil despojarse del sentimiento de culpa ante la interrogante persistente del esposo, la familia, los amigos. Todos esperan de ella aquello para lo cual aun no se siente preparada, aunque lo quisiera. Pasa de los ’30, mas no alcanza a consumar el proyecto de vida que soñó: estudios universitarios, consolidación de una carrera, superación profesional, casa propia, solvencia económica. “Todavía no es el tiempo para bebés, pero…¿cuándo llegarán?”.

La pregunta vuela con el viento y no solo sacude a esa cienfueguera. Decisiones, o dudas, como la suya influyen en los niveles de fecundidad del país, situados por debajo del reemplazo desde el año 1978. Aunque dicha variable demográfica ha tenido posteriores oscilaciones, nunca ha superado ese límite y ello preocupa a especialistas, decisores y otros actores sociales, dada la incidencia del fenómeno sobre el envejecimiento poblacional, al condicionar menos nacimientos y, por tanto, la incorporación a la vida fértil de un número más reducido de mujeres.

Adiós para siempre dijeron cubanos y cubanas al boom demográfico de los años ’60, quizás porque en esa misma época las parejas comenzaron a tener mayor acceso a los métodos anticonceptivos y, por consiguiente, más facilidad para decidir sobre la cantidad de hijos.

De acuerdo con Immer Ramos Reyes, jefe del departamento de Demografía y Censo de la Oficina Nacional de Estadísticas e Información (ONEI) en Cienfuegos, tal factor trajo consigo que desde hace más de tres décadas la mujer tenga menos de dos hijos. “Pero eso es una tendencia de la modernidad y en los próximos años se va a mantener baja la Tasa Global de Fecundidad, pues la proporción de nacimientos de hembras ronda el 0.8 por ciento.

“Hoy en Cuba hay solo de 120 a 125 mil nacimientos por año. La provincia registra poco más de 4 mil 100 y la cifra, unida a la filosofía de familias más pequeñas, se traduce en una disminución del volumen de personas que tendrían la posibilidad de tener descendencia en el futuro. Los países desarrollados presentan una situación semejante”, afirma.

Declaraciones en audio de Immer Ramos Reyes

Al decir de la Dra Sara Hernández Malpica, profesora consultante de la Universidad Médica de Cienfuegos, el mantenimiento de la fecundidad en niveles bajos durante un período prolongado provoca un aumento en la proporción de la población de 60 años y más y ello entraña un reto para sectores claves como los de Salud, Economía, Educación, Seguridad y Asistencia Social.

Como de un viejo problema en un nuevo contexto califican los especialistas a la situación demográfica cubana actual, caracterizada por un crecimiento nulo o estable de su población. Aunque apareció en Europa hace más de 50 años, la presencia del fenómeno ahora en un país en desarrollo como el nuestro, constituye una circunstancia inédita, al no existir aquí realidades de gran envergadura como desastres, epidemias letales de altas proporciones o conflagraciones bélicas, entre otras, que lo justifiquen. Continue reading Si el bebé llama a la puerta (PARTE I)

La Enfermería también se expresa en masculino


Reunión Nacional de enfermería en la Facultad de Ciencias Médicas

Vladimir Barco Díaz sabe de noches en velas, en lidia constante contrala agonía y el dolor. Fue en la adolescencia cuando comenzó una relación de amor con su profesión: la Enfermería y, aunque ese matrimonio supera los 34 años, no resultan pocos los escollos que ha debido sortear en virtud de conducir la nave de su vocación hacia puertos seguros.

¿Cómo surgió en ti la idea de estudiar esa carrera?

“Estando en la Secundaria, médicos y enfermeros fueron captando muchachos para un Círculo de Interés de enfermería. Venían una o dos veces a la semana al policlínico del Área No.2 y con ellos aprendimos a tomar la presión y otras tareas…poco a poco me fue gustando. Hasta ese momento no tenía idea de sobre qué trataba la profesión. No había enfermeros en aquella época; fue entonces cuando por primera vez entraron hombres a la carrera…Así comenzó todo”.

¿Resultó difícil insertarte en una ocupación tradicionalmente femenina?

“Sí. Fue duro enfrentar los prejuicios, incluso, de los propios compañeros de aula, los vecinos… Pero tuve el apoyo de mis padres, quienes habían trabajado en el Hospital Provincial y estaban familiarizados con las labores del personal de la Salud. Y nada, lo asumimos con valentía y todo salió bien”. Continue reading La Enfermería también se expresa en masculino