Category Archives: Entrevista

El aire del maestro


_DSC0521

Tenía 12 años cuando el bichito del magisterio se le instaló en el cuerpo. No debió medir largos centímetros y, sin embargo, creció según la medida de su entusiasmo y determinación cuando, sin reparar en su edad infantil, se enroló en la Campaña que inundó de luz los rincones oscurecidos por el analfabetismo en Cuba. Galván. Pablo Ramón Galván Vigo supo desde entonces que sería maestro.

Lo reconoce durante una charla que hemos acordado bajo la excusa de saberlo galardonado con la Orden Lázaro Peña de II Grado, otorgada por el Consejo de Estado a propuesta de la Central de Trabajadores de Cuba y la Distinción Hijo Ilustre de la Ciudad. Pero tales reconocimientos, últimos en una nutrida lista, son solo pretextos para llegar a este “cienfueguero de pura cepa”, director, desde hace más de siete lustros, de la emblemática escuela Guerrillero Heroico.

Nos recibe afectuoso en una oficina sencilla, alejada en tamaño y confort de la que yo había imaginado para un centro educacional con el renombre de ese al cual dirige. “La prefiero así –responde al comentario del fotógrafo-. Si fuera más grande, estaría también más ocupada todo el tiempo”. Sus palabras no cargan la insinuación de quien levanta murallas entre sí y el mundo, sino de quien prefiere no ser distraído de sus ocupaciones. “Director, permiso….”, de vez en cuando algún alumno irrumpe en el lugar y deja ver, así, que Galván es un dirigente accesible.

Pudo ser médico, arquitecto, escritor…pero la profesión de educador lo eligió primero. Revisita las grutas de la memoria y se ve otra vez en la finca Las Carolinas, allá en El Hoyo, en Manicaragua, donde Bernardo Santiago Guillén y su familia lo acogieron como al más pequeño del hogar, cuando formaba parte de la brigada Conrado Benítez y había llegado a aquél sitio a compartir la dicha que otorga el ser capaz de leer y escribir. Continue reading El aire del maestro

Advertisements

Si el bebé llama a la puerta (Parte II)


Léalo también en: http://www.5septiembre.cu/sociedad/item/60290-si-el-bebe-llama-a-la-puerta-parte-ii-y-final

El apoyo familiar y social que reciben las parejas en edad de reproducirse influye en la cantidad de hijos a tener. He aquí algunas miradas a esta cara del tema de la fecundidad en nuestro país.

canastilla Por fin llega el momento de abrir la puerta a la maternidad. Un nuevo camino aparece ante la pareja, una vereda donde no faltan escollos. Convertirse en padre y madre se torna una amalgama de alborozo y preocupación. “Llegó la cigüeña, ¿y ahora qué? ¿Cómo afrontar la canastilla, la alimentación, el espacio que necesita el bebé dentro del hogar…?”

Interrogantes similares acuden a la mente de no pocas personas en el país. Varias consideran que si bien las circunstancias económicas no determinan, en la mayoría de las ocasiones, el primer parto, sí lo hacen en el caso del segundo. Aquella máxima: “donde come uno comen dos” no resulta fácil de cristalizar en la práctica y propicia que, aun cuando el ideal de casi todas las parejas sean dos hijos, opten por tan solo uno.

“Yo siempre quise tener dos niños y lo logré, pero mirando la situación económica y el trabajo que se pasa, sinceramente cualquiera se queda con uno nada más. Los alimentos, la ropa….luego van creciendo y llegan a la escuela. Entonces se vuelve una pesadilla lo de las mochilas, los zapatos, las medias, la merienda…”, afirma la cienfueguera Maylín Maso Guerra.

Similar opinión ofrece la joven periodista Darilys Reyes Sánchez. “Una reflexiona sobre las condiciones, siempre quiere tener al menos un respaldo en cuestiones materiales a la hora de asumir el reto de la maternidad. Los gastos van a aumentar y entonces ¿de dónde saca el dinero?

“También está lo de la infraestructura: un techo o al menos un espacio donde ya no serán dos sino tres. ¿Qué ofrecerle a ese nuevo ser en cuanto a lo que una entiende por comodidad? Una siempre piensa en estar un poquito mejor, en prepararse más, porque el susto económico es mayor que el psicológico cuando va a ser madre. Si recién graduada, trabajando, no te alcanza el salario para determinadas cosas, imagínate con un niño, ¿cómo le hacemos? Hay que buscarse otra fuente de ingresos, trabajar el doble, el padre, la madre, que ayude todo el mundo…”, asevera. Continue reading Si el bebé llama a la puerta (Parte II)

La Enfermería también se expresa en masculino


Reunión Nacional de enfermería en la Facultad de Ciencias Médicas

Vladimir Barco Díaz sabe de noches en velas, en lidia constante contrala agonía y el dolor. Fue en la adolescencia cuando comenzó una relación de amor con su profesión: la Enfermería y, aunque ese matrimonio supera los 34 años, no resultan pocos los escollos que ha debido sortear en virtud de conducir la nave de su vocación hacia puertos seguros.

¿Cómo surgió en ti la idea de estudiar esa carrera?

“Estando en la Secundaria, médicos y enfermeros fueron captando muchachos para un Círculo de Interés de enfermería. Venían una o dos veces a la semana al policlínico del Área No.2 y con ellos aprendimos a tomar la presión y otras tareas…poco a poco me fue gustando. Hasta ese momento no tenía idea de sobre qué trataba la profesión. No había enfermeros en aquella época; fue entonces cuando por primera vez entraron hombres a la carrera…Así comenzó todo”.

¿Resultó difícil insertarte en una ocupación tradicionalmente femenina?

“Sí. Fue duro enfrentar los prejuicios, incluso, de los propios compañeros de aula, los vecinos… Pero tuve el apoyo de mis padres, quienes habían trabajado en el Hospital Provincial y estaban familiarizados con las labores del personal de la Salud. Y nada, lo asumimos con valentía y todo salió bien”. Continue reading La Enfermería también se expresa en masculino

“Las mujeres no tenemos límites”


DSC_9992Experimentaba el placer del canto compartido. Se sentía dichosa al poder expresar el alma con la voz. La música, el coro, constituían sus grandes pasiones, hasta que eventualidades de la vida pusieron a prueba esa capacidad y hubo de encontrar otros derroteros a su fuerza creativa interior.

Yolanda Fajardo Rodríguez conoce bien que la queja o el quedarse de brazos cruzados de poco sirven ante la adversidad. Cantante coral durante décadas y hablante de varios idiomas, un día se vio obligada a cambiar el curso de su quehacer y lo hizo con determinación, sin miedos. Desde entonces se cuenta en la nómina de Trabajadores por Cuenta Propia de la provincia para su beneficio y el de la sociedad.

DE LA VOZ A LAS MANOS: OTRA FORMA DE GANARSE LA VIDA

“¿Tornera?, ¿fresadora? Ni lo uno ni lo otro. Soy una atrevida, lo que hago es un desafío. He tratado de continuar la obra de mi padre, que era el talento: ingeniero mecánico, anirista, creador… Empecé por ayudarlo, allá por los años ’90 y cuando él falleció, en el ’98, saqué patente. Ya presentaba dificultades con la voz, por problemas de salud, y me di cuenta de que esto me daba más que ser cantante.

“En aquella época una labor así parecía una cosa extraña, casi no había licencias y no era usual ver a una mujer trabajando en un torno o una fresa. Era raro y llamaba la atención. La mayoría de los inspectores dudaban de que fuera yo quien confeccionara las piezas. Tuve mucha presión al respecto, me vigilaban, me inspeccionaban, me cuestionaban….hasta que fui felicitada por cada uno de ellos.

“En ocasiones me veo ante retos muy grandes, extremadamente difíciles. Muchas veces logro vencerlos y eso me da tremenda satisfacción, porque generalmente son equipos sin solución en Cuba. Pero reconozco cuánto me falta por aprender. Cada pieza nueva me lleva a conocer un mundo de cosas diferentes. Descubro posibilidades, herramientas, recursos para hacerlas. También aprendo con todo profesional que se me acerca, me sugiere, me indica, me asesora de manera altruista y bondadosa…”, comenta Yolanda.

Esta cienfueguera se dedica a la fabricación de piezas para electrodomésticos e incluso para equipos de alta precisión como microscopios, fotocopiadoras, impresoras, cajas registradoras, piñones para mezcladoras, equipos de audio, máquinas eléctricas de moler carne, lasqueadoras, procesadoras de alimentos, teatro en casa, entre otras.

“La mayoría son importados, por lo que hay demasiada variedad. De ahí mi regocijo al poder satisfacer las expectativas de quienes vienen a buscar ayuda. Trabajo en mi casa. Los aparatos son diminutos y muy primitivos, hechos por mi padre de una manera sencilla, para que yo pudiera operarlos también”, explica.

ENTRE PREJUICIOS Y APTITUDES

No resultaron poco los prejucios que debió vencer Yolanda cuando comenzó su negocio, un desempeño atípico entre la población femenina. Tuvo miedo, pero lo dominó con tenacidad para abrirse paso en un universo, con frecuencia, hostil.

“Al principio me asusté mucho cuando me vi sola en este quehacer. Realmente me urgía trabajar, cuidar a mi mamá, mi hijo de catorce años. Necesitaba mejorar mis ingresos. Por tanto, emprendí esto con manos y dientes, pues tenía que salir adelante. Llegué a hacer cosas que -luego descubrí- mi padre había hecho antes y yo no lo sabía. No lo hice con su perfección, pero lo logré y eso fue dándome valor, confianza en mí misma y la seguridad necesarias para continuar el trabajo. Y levanté la economía, no solo para mí, sino para toda mi familia.

“El trabajo es rudo, sucio… me he estropeado mucho las manos, no puedo usar uñas largas ni estar vestida de ‘mujer’, quiero decir, con ropas finas, tacones altos, como antes, pues esta labor requiere del uso de ropa vieja, que pueda estropearse, mancharse de grasa…Algunos hombres me miran extrañados cuando llegan a la casa y ven a una mujer detrás de la fresa. Pero cuando me tratan, se dan cuenta que no he perdido ni perderé jamás mi feminidad. Me encanta ser mujer y estas dificultades me han hecho crecer en la vida, ver las cosas de manera diferente. Como nunca más he podido hacer lo que amaba, le pongo mucha pasión a esto y eso me da ánimos para mantener viva la tradición iniciada por mi papá.

“A pesar de los espacios conquistados por nosotras en el ámbito social, queda mucho prejuicio todavía. Algunos no pueden entender que las mujeres somos capaces de emprender cualquier desafío y, de hecho, no tenemos límites para afrontar la vida. Somos valientes, competentes, tenemos un mundo de habilidades, capacidad creativa, imaginación, algo de lo cual muchas no se dan cuenta y por eso quiero exhortarlas a que no se amedrenten, enfrenten la vida y confíen en sus ilimitadas fuerzas. …

“La FMC otorga importancia a la incorporación femenina a todas las esferas de la sociedad. En mi opinión, toda labor, sea estatal o privada, es significativa, aporta al desarrollo, abre posibilidades. Considero vital el apoyo de la Federación a dicha participación y el incentivo para que las jóvenes inactivas accedan al empleo, así como para que las personas de mi edad o mayores, que permanecemos en casa por cuidar a un anciano o por una dificultad familiar o de salud, tengamos la oportunidad de insertarnos en la sociedad y ser útiles. A mí el hecho de tener el negocio en la casa me da la posibilidad de combinarlo con el cuidado de mi mamá longeva. De otra manera, sería imposible hacerlo.

Yolanda creció en un ambiente musical. Aprendió a cantar con su padre quien, además, era músico, tocaba el piano y la guitarra, instrumento que también confeccionaba. Pero el aliento de esa formación artística no abandona el desempeño actual de esta cienfueguera. “Trabajo con música, sobre todo la clásica, mi preferida. De lo contrario, no puedo concentrarme”, argumenta.

¿Satisfecha?

“Sí. No es mi realización espiritual como lo era el canto, que representaba mi vida, cuanto me hacía soñar a pesar de las exigencias. No es así ahora, mi actual labor es mucho más material que espiritual, pero me da orgullo alcanzar metas altamente difíciles”.

La emoción de escribir su tiempo


Alexis Pire Rojas durante una cobertura.
Alexis Pire Rojas durante una cobertura.

Conversar con una persona y convertir esa charla en un material publicable –tal como mi interlocutor define al género de la entrevista- puede considerarse un acto sencillo, aunque conlleve un arduo ejercicio de pensamiento. Mas, si se trata de un periodista, con quien compartes oficio, medio de prensa y una entrañable amistad, el reto se torna mayor porque, dada la cercanía, resulta fácil caer en la trampa de la desmesura y ofrecer una imagen distorsionada del joven profesional de cuya vida expongo a los lectores algunas pinceladas.

Alexis Pire Rojas llegó en septiembre de 2012 a la redacción del Cinco y desde el primer día vislumbramos en él los bríos propios del recién graduado, ese que se estrena en el universo laboral con la energía y las ganas de dejar una huella perdurable. Por segunda ocasión consecutiva alcanza el Premio Provincial Juan David por la obra del año el cual, junto a otros galardones, vaticinan en él a un reportero de nutrido  palmarés.

http://

http://www.ivoox.com/entrevista-a-alexis-pire-rojas_md_4188555_wp_1.mp3″

Ir a descargar

“Mi vida laboral comenzó de una manera bastante intensa, creo yo, y no fue buscando los premios ni nada por el estilo, sino por ese ímpetu con los cuales uno viene de la Universidad, por los deseos de hacer buen Periodismo.

“Creo que para un joven, con apenas dos años y medio de graduado, estos reconocimientos representan una gran responsabilidad porque le ponen a uno la parada bien alta para seguir el camino, quedar bien con los lectores, con quienes te siguen y están acostumbrados a leer de tu firma trabajos más o menos profundos, con un lenguaje ameno, con tu propio estilo…Pueden, incluso, convertirse en un peso en algún momento, pero aceptarlo como un peso significaría también cierta cobardía, y no debe ser así. No podemos mantener el mismo ritmo todo el tiempo, pues necesitamos sortear otras dificultades y subjetividades. El trabajo intelectual no es mecánico, depende mucho de las circunstancias, de cómo te sientes para escribir, de la motivación y eso a veces hace que no produzcas igual en todo período”.

¿Crees que exista una forma joven de hacer el Periodismo?

“Existe una manera contemporánea de hacer el Periodismo, no necesariamente joven. Las personas de cualquier otra edad pueden atemperarse a las maneras más actuales de asumir esta profesión.  No tiene que ver con la juventud, ni siquiera con la formación académica, sino con el talento, el olfato periodístico…”. Continue reading La emoción de escribir su tiempo

Emprendimiento con sudor de mujer


Las vemos a diario: en un punto de venta de artículos artesanales, en una cafetería, al volante de un taxi, en DSC_1753peluquerías….Representantes de más del 50 por ciento de la fuerza técnica del país, las cubanas encuentran espacio también en los caminos abiertos al emprendimiento luego de la ampliación del Trabajo por Cuenta Propia (TCP) a finales de 2010.

De acuerdo con datos de la dirección provincial de Trabajo y Seguridad Social, al cierre de enero del presente año en la provincia ascendía a más de 4 mil el número de mujeres insertadas en esta nueva forma de gestión económica. Entre las variantes con mayor presencia femenina aparecen las agentes de Telecomunicaciones, cafeterías de alimentos ligeros, trabajadoras domésticas, manicuras, peluqueras, mensajeras, pero el peso principal lo llevan las trabajadoras contratadas.

Para algunos investigadores, sin embargo, el hecho de que la mayoría son empleadas de otras personas deriva de la reproducción de patrones sexistas arraigados en la sociedad, si tenemos en cuenta que ellos suman más del doble de la fuerza vinculada al cuentapropismo. Continue reading Emprendimiento con sudor de mujer

Día Mundial de la Radio:una mirada a la juventud


Period Yudith MadrazoCon programas destinados a acercar a los oyentes a las interioridades de la radio, trabajadores de la Emisora Provincial de Cienfuegos celebran este 13 de febrero el Día Mundial de la Radio (DMR), una jornada para recordar el poder único de este medio de difusión, capaz de alcanzar a todas las personas en cualquier rincón del mundo.
En su cuarta edición, esta jornada, impulsada por la UNESCO, está dedicada a la juventud. En esta ocasión, el organismo internacional hace un llamado a aumentar la inclusión social de la generación de menores de 30 años, quienes representan más de la mitad de la población mundial, mientras subraya el potencial de la radio para contribuir al logro de dicho objetivo.
La radio, concuerdan muchos, tiene la responsabilidad de incluir a los jóvenes, no solo como oyentes sino como productores activos y creadores de contenido.
De acuerdo con Irina Bokova, directora general de la UNESCO, muchachos y muchachas no están suficientemente representados en los medios de comunicación, en tanto son pocos los productores o difusores menores de 30 años. “Escasean también los programas dedicados a la juventud y las emisiones elaboradas por ellos. Este déficit explica los numerosos estereotipos sobre los jóvenes que circulan en los contenidos editoriales y en las ondas”, añade Bokova.

Continue reading Día Mundial de la Radio:una mirada a la juventud

El hombre del pasatiempo singular


Period Yudith MadrazoCuenta su madre, que desde bien pequeño dio muestras de una casi obsesiva inclinación a coleccionar objetos. Cepillos dentales, tubos de desodorante…, cualquier cosa de la cual pudiera reunir un número significativo, captaba su atención e iba a parar a su muestrario. Pero lo que a muchos pareció una pasajera ocurrencia de muchacho, devino pasatiempo para Antonio Ballarte Ardura, reconocido ya entre no pocos por su apego a las colecciones raras. Entre ellas resalta el conjunto de cajetillas de cigarro, uno de los más completos del mundo.

“Mi primera colección oficial ocurrió hace alrededor de diez años, cuando reuní mil botellas de rones, cervezas y licores. Lamentablemente, por falta de espacio en la casa, hube de deshacerme de varios de esos frascos. Luego comencé a trabajar en el Ranchón de Aguada, donde desde el primer día vi la posibilidad de recopilar cajetillas de cigarro, algo que me ha fascinado”, recuenta Toni, cual le llaman sus conocidos.

Tras ocho años en esa suerte de juego, ya atesora más de 3 000 ejemplares, todos distintos. Y cual si no le bastara, reúne, además, monedas de circulación actual en más de 100 países. “Es algo que me fascina, se te va metiendo en vena y cada vez quieres más y más… Este entretenimiento es muy sano y no le causa daño a nadie”, comenta. Continue reading El hombre del pasatiempo singular

Una Toga de Honor y un amor sin remedios


DSC_8627Acude a la petición de la periodista con idéntico sentido de la colaboración a aquel con el cual recibe en su oficina a los clientes. Tantos años, más de cinco lustros ya, de ejercicio de la abogacía, deben haberla dotado de esa sempiterna capacidad de servicio a los demás. Por eso Yusimí Sabina Rodríguez accede a la entrevista, aunque para ello necesite poner a un lado cierto recato o miedo escénico.
Graduada en 1988, esta operadora del Derecho desde el primer instante halló cauce a sus aspiraciones profesionales en el sistema de Bufetes Colectivos. Porque en el gran teatro laboral de la vida, el de abogada fue el papel que siempre quiso actuar.
“Mientras estudiaba me decía que si me graduaba era para ejercer la abogacía. Era lo que me gustaba. De hecho me he mantenido todos estos años en el ejercicio de dicha profesión. Incluso ahora, cuando ocupo una plaza de subdirectora, continúo haciendo contratos, si existe la posibilidad”, comenta Yusimí. Continue reading Una Toga de Honor y un amor sin remedios

“Voy a morir en uno de esos surcos de caña”


IMGP5875 (2) Hasta el fin del mundo hubiésemos ido a buscarla, de hecho, casi llegamos al fin del mundo mientras desandábamos los terraplenes que conducen a El Naranjo, comunidad perteneciente al Consejo Popular de Charca, en Abreus.

Después de un buen tramo sobre cuatro ruedas, nos esperaba otro trayecto literalmente con los pies en la tierra, esquivando el fango y las cortaduras con las hojas de la caña, que según dicen, son ¡de anjá!

Las manos, curveadas, rodean la boca y… Bertaaaa, Bertaaaa, Bertaaaaa… Allí ha de estar, en medio de los campos abarrotados de la gramínea, pero, ¿dónde?… Bertaaaa, Bertaaaa… En una encrucijada debimos elegir entre dos sendas, y luego de decidirnos por la equivocada —detalle que supimos después— comenzó el camina, requetecamina y la vista no advertía indicios de ninguna mujer, tampoco había a quién preguntar, en fin, Bertaaaaa, Bertaaaaaa, Bertaaaaa… Continue reading “Voy a morir en uno de esos surcos de caña”