Category Archives: Mujer y Familia

Grito de mujer


Yudith Madrazo Sosa y Leyaní Díaz Hernández

violencia en el hogar ILUSTRACIÓN.
Ilustración: Arí

Miedo. Durante mucho tiempo, Andrea* sintió miedo, ese temor que amordaza, paraliza, corta el aliento y devora la esperanza. Miedo que enseña a andar con cautela, a presagiar el peligro. Miedo que adiestra a una niña de siete años: “cuando sientas sus gritos, cuando veas que me golpea…ante una señal mía, sin decir nada, corre a buscar ayuda en el vecindario”. Miedo que hace trizas el silencio, se torna grito de desesperación, una denuncia. Miedo que un día se vuelve espanto, conoce las cumbres del horror. “Te amo” es un aullido, un machete atado a una mano, una diabólica ceguera, un cuerpo fragmentado cual si se tratase de un árbol hecho leña: la brutalidad en grado extremo.

Ocurrió en Cienfuegos, en 2016. No apareció en los medios, pero la noticia alcanzó a varios oídos. El dolor y la estupefacción, como sucede siempre en casos tales, marcó a cientos, aunque cientos todavía no sepan nombrar el hecho: femicidio, la cara más terrible de la violencia hacia la mujer.

“Fue desgarrador. ¿Qué derecho tiene el hombre a hacernos eso? La mujer cubana es un tren de pelea, tomamos la iniciativa en el hogar, trabajamos fuera, criamos hijos… ¿hasta cuándo va a ser esto? ¿Por qué estamos obligadas a soportarlo? ¿Cuántas familias no sufren lo mismo que nosotros? Esas cosas nunca se olvidan: no es muerte por enfermedad, ni por accidente: es asesinato premeditado y con cizaña, ¿qué derecho tiene nadie de actuar de esa manera?”

La tía de Andrea* acorta el sollozo para contar su historia. No quiere callar. Sabe que el silencio es el peor cómplice de aquello que la activista social española Ana Bella Estévez define como “Holocausto del siglo XXI”, un mal que expande su manto de vejación y dolor sobre todo el mundo, sin reparar en estratos sociales, nivel cultural, raza, afiliación política, o recursos económicos. Continue reading Grito de mujer

Advertisements

Si el bebé llama a la puerta (Parte II)


Léalo también en: http://www.5septiembre.cu/sociedad/item/60290-si-el-bebe-llama-a-la-puerta-parte-ii-y-final

El apoyo familiar y social que reciben las parejas en edad de reproducirse influye en la cantidad de hijos a tener. He aquí algunas miradas a esta cara del tema de la fecundidad en nuestro país.

canastilla Por fin llega el momento de abrir la puerta a la maternidad. Un nuevo camino aparece ante la pareja, una vereda donde no faltan escollos. Convertirse en padre y madre se torna una amalgama de alborozo y preocupación. “Llegó la cigüeña, ¿y ahora qué? ¿Cómo afrontar la canastilla, la alimentación, el espacio que necesita el bebé dentro del hogar…?”

Interrogantes similares acuden a la mente de no pocas personas en el país. Varias consideran que si bien las circunstancias económicas no determinan, en la mayoría de las ocasiones, el primer parto, sí lo hacen en el caso del segundo. Aquella máxima: “donde come uno comen dos” no resulta fácil de cristalizar en la práctica y propicia que, aun cuando el ideal de casi todas las parejas sean dos hijos, opten por tan solo uno.

“Yo siempre quise tener dos niños y lo logré, pero mirando la situación económica y el trabajo que se pasa, sinceramente cualquiera se queda con uno nada más. Los alimentos, la ropa….luego van creciendo y llegan a la escuela. Entonces se vuelve una pesadilla lo de las mochilas, los zapatos, las medias, la merienda…”, afirma la cienfueguera Maylín Maso Guerra.

Similar opinión ofrece la joven periodista Darilys Reyes Sánchez. “Una reflexiona sobre las condiciones, siempre quiere tener al menos un respaldo en cuestiones materiales a la hora de asumir el reto de la maternidad. Los gastos van a aumentar y entonces ¿de dónde saca el dinero?

“También está lo de la infraestructura: un techo o al menos un espacio donde ya no serán dos sino tres. ¿Qué ofrecerle a ese nuevo ser en cuanto a lo que una entiende por comodidad? Una siempre piensa en estar un poquito mejor, en prepararse más, porque el susto económico es mayor que el psicológico cuando va a ser madre. Si recién graduada, trabajando, no te alcanza el salario para determinadas cosas, imagínate con un niño, ¿cómo le hacemos? Hay que buscarse otra fuente de ingresos, trabajar el doble, el padre, la madre, que ayude todo el mundo…”, asevera. Continue reading Si el bebé llama a la puerta (Parte II)

“Yes, I do” es posible


english Siempre ha llamado mi atención la apatía con la cual no pocos de mis coterráneos reciben las lecciones de Inglés durante su período estudiantil. La lengua de Shakespeare y Faulkner resulta poco atractiva a más de uno y los “no me gusta para nada”, “no me entra”, “no la entiendo” aparecen como excusas perfectas ante la reticencia a estudiarla.
Sin embargo, una información difundida a inicios de septiembre activa la alarma entre quienes esquivan el aprendizaje de dicho idioma: en un futuro cercano, será requisito indispensable para graduarse de la Enseñanza Superior demostrar dominio de ese habla.
De acuerdo con Rodolfo Alarcón, titular del Ministerio de Educación Superior, la normativa entrará en vigor luego de crearse condiciones propicias para ello pues la asignatura dejará de ser obligatoria, se impartirá a modo de cursos y se facilitarán recursos informáticos que fomenten la formación autodidacta, por lo cual corresponderá a los educandos procurarse los mecanismos para desarrollar competencias en ese idioma. Continue reading “Yes, I do” es posible

“Las mujeres no tenemos límites”


DSC_9992Experimentaba el placer del canto compartido. Se sentía dichosa al poder expresar el alma con la voz. La música, el coro, constituían sus grandes pasiones, hasta que eventualidades de la vida pusieron a prueba esa capacidad y hubo de encontrar otros derroteros a su fuerza creativa interior.

Yolanda Fajardo Rodríguez conoce bien que la queja o el quedarse de brazos cruzados de poco sirven ante la adversidad. Cantante coral durante décadas y hablante de varios idiomas, un día se vio obligada a cambiar el curso de su quehacer y lo hizo con determinación, sin miedos. Desde entonces se cuenta en la nómina de Trabajadores por Cuenta Propia de la provincia para su beneficio y el de la sociedad.

DE LA VOZ A LAS MANOS: OTRA FORMA DE GANARSE LA VIDA

“¿Tornera?, ¿fresadora? Ni lo uno ni lo otro. Soy una atrevida, lo que hago es un desafío. He tratado de continuar la obra de mi padre, que era el talento: ingeniero mecánico, anirista, creador… Empecé por ayudarlo, allá por los años ’90 y cuando él falleció, en el ’98, saqué patente. Ya presentaba dificultades con la voz, por problemas de salud, y me di cuenta de que esto me daba más que ser cantante.

“En aquella época una labor así parecía una cosa extraña, casi no había licencias y no era usual ver a una mujer trabajando en un torno o una fresa. Era raro y llamaba la atención. La mayoría de los inspectores dudaban de que fuera yo quien confeccionara las piezas. Tuve mucha presión al respecto, me vigilaban, me inspeccionaban, me cuestionaban….hasta que fui felicitada por cada uno de ellos.

“En ocasiones me veo ante retos muy grandes, extremadamente difíciles. Muchas veces logro vencerlos y eso me da tremenda satisfacción, porque generalmente son equipos sin solución en Cuba. Pero reconozco cuánto me falta por aprender. Cada pieza nueva me lleva a conocer un mundo de cosas diferentes. Descubro posibilidades, herramientas, recursos para hacerlas. También aprendo con todo profesional que se me acerca, me sugiere, me indica, me asesora de manera altruista y bondadosa…”, comenta Yolanda.

Esta cienfueguera se dedica a la fabricación de piezas para electrodomésticos e incluso para equipos de alta precisión como microscopios, fotocopiadoras, impresoras, cajas registradoras, piñones para mezcladoras, equipos de audio, máquinas eléctricas de moler carne, lasqueadoras, procesadoras de alimentos, teatro en casa, entre otras.

“La mayoría son importados, por lo que hay demasiada variedad. De ahí mi regocijo al poder satisfacer las expectativas de quienes vienen a buscar ayuda. Trabajo en mi casa. Los aparatos son diminutos y muy primitivos, hechos por mi padre de una manera sencilla, para que yo pudiera operarlos también”, explica.

ENTRE PREJUICIOS Y APTITUDES

No resultaron poco los prejucios que debió vencer Yolanda cuando comenzó su negocio, un desempeño atípico entre la población femenina. Tuvo miedo, pero lo dominó con tenacidad para abrirse paso en un universo, con frecuencia, hostil.

“Al principio me asusté mucho cuando me vi sola en este quehacer. Realmente me urgía trabajar, cuidar a mi mamá, mi hijo de catorce años. Necesitaba mejorar mis ingresos. Por tanto, emprendí esto con manos y dientes, pues tenía que salir adelante. Llegué a hacer cosas que -luego descubrí- mi padre había hecho antes y yo no lo sabía. No lo hice con su perfección, pero lo logré y eso fue dándome valor, confianza en mí misma y la seguridad necesarias para continuar el trabajo. Y levanté la economía, no solo para mí, sino para toda mi familia.

“El trabajo es rudo, sucio… me he estropeado mucho las manos, no puedo usar uñas largas ni estar vestida de ‘mujer’, quiero decir, con ropas finas, tacones altos, como antes, pues esta labor requiere del uso de ropa vieja, que pueda estropearse, mancharse de grasa…Algunos hombres me miran extrañados cuando llegan a la casa y ven a una mujer detrás de la fresa. Pero cuando me tratan, se dan cuenta que no he perdido ni perderé jamás mi feminidad. Me encanta ser mujer y estas dificultades me han hecho crecer en la vida, ver las cosas de manera diferente. Como nunca más he podido hacer lo que amaba, le pongo mucha pasión a esto y eso me da ánimos para mantener viva la tradición iniciada por mi papá.

“A pesar de los espacios conquistados por nosotras en el ámbito social, queda mucho prejuicio todavía. Algunos no pueden entender que las mujeres somos capaces de emprender cualquier desafío y, de hecho, no tenemos límites para afrontar la vida. Somos valientes, competentes, tenemos un mundo de habilidades, capacidad creativa, imaginación, algo de lo cual muchas no se dan cuenta y por eso quiero exhortarlas a que no se amedrenten, enfrenten la vida y confíen en sus ilimitadas fuerzas. …

“La FMC otorga importancia a la incorporación femenina a todas las esferas de la sociedad. En mi opinión, toda labor, sea estatal o privada, es significativa, aporta al desarrollo, abre posibilidades. Considero vital el apoyo de la Federación a dicha participación y el incentivo para que las jóvenes inactivas accedan al empleo, así como para que las personas de mi edad o mayores, que permanecemos en casa por cuidar a un anciano o por una dificultad familiar o de salud, tengamos la oportunidad de insertarnos en la sociedad y ser útiles. A mí el hecho de tener el negocio en la casa me da la posibilidad de combinarlo con el cuidado de mi mamá longeva. De otra manera, sería imposible hacerlo.

Yolanda creció en un ambiente musical. Aprendió a cantar con su padre quien, además, era músico, tocaba el piano y la guitarra, instrumento que también confeccionaba. Pero el aliento de esa formación artística no abandona el desempeño actual de esta cienfueguera. “Trabajo con música, sobre todo la clásica, mi preferida. De lo contrario, no puedo concentrarme”, argumenta.

¿Satisfecha?

“Sí. No es mi realización espiritual como lo era el canto, que representaba mi vida, cuanto me hacía soñar a pesar de las exigencias. No es así ahora, mi actual labor es mucho más material que espiritual, pero me da orgullo alcanzar metas altamente difíciles”.

Emprendimiento con sudor de mujer


Las vemos a diario: en un punto de venta de artículos artesanales, en una cafetería, al volante de un taxi, en DSC_1753peluquerías….Representantes de más del 50 por ciento de la fuerza técnica del país, las cubanas encuentran espacio también en los caminos abiertos al emprendimiento luego de la ampliación del Trabajo por Cuenta Propia (TCP) a finales de 2010.

De acuerdo con datos de la dirección provincial de Trabajo y Seguridad Social, al cierre de enero del presente año en la provincia ascendía a más de 4 mil el número de mujeres insertadas en esta nueva forma de gestión económica. Entre las variantes con mayor presencia femenina aparecen las agentes de Telecomunicaciones, cafeterías de alimentos ligeros, trabajadoras domésticas, manicuras, peluqueras, mensajeras, pero el peso principal lo llevan las trabajadoras contratadas.

Para algunos investigadores, sin embargo, el hecho de que la mayoría son empleadas de otras personas deriva de la reproducción de patrones sexistas arraigados en la sociedad, si tenemos en cuenta que ellos suman más del doble de la fuerza vinculada al cuentapropismo. Continue reading Emprendimiento con sudor de mujer

Una Toga de Honor y un amor sin remedios


DSC_8627Acude a la petición de la periodista con idéntico sentido de la colaboración a aquel con el cual recibe en su oficina a los clientes. Tantos años, más de cinco lustros ya, de ejercicio de la abogacía, deben haberla dotado de esa sempiterna capacidad de servicio a los demás. Por eso Yusimí Sabina Rodríguez accede a la entrevista, aunque para ello necesite poner a un lado cierto recato o miedo escénico.
Graduada en 1988, esta operadora del Derecho desde el primer instante halló cauce a sus aspiraciones profesionales en el sistema de Bufetes Colectivos. Porque en el gran teatro laboral de la vida, el de abogada fue el papel que siempre quiso actuar.
“Mientras estudiaba me decía que si me graduaba era para ejercer la abogacía. Era lo que me gustaba. De hecho me he mantenido todos estos años en el ejercicio de dicha profesión. Incluso ahora, cuando ocupo una plaza de subdirectora, continúo haciendo contratos, si existe la posibilidad”, comenta Yusimí. Continue reading Una Toga de Honor y un amor sin remedios

Violencia hacia la Mujer: la prevención marca la diferencia


colombia-mujeres-800 Transcurrida más de una década del segundo milenio y al constatar los progresos femeninos en el entorno económico y social de diversas partes del mundo, hablar de violencia hacia la mujer podría parecer un contrasentido. Y es que los avances de la humanidad en materia de ciencia y tecnología no llevan aparejado el mejoramiento en sus relaciones interpersonales. El maltrato hacia las féminas, en todas sus formas, perdura como un flagelo sustentado en la discriminación tradicionalmente sufrida por ellas y en la persistencia de desigualdades por razón de género, en tanto constituye una de las más contundentes violaciones de los derechos humanos.

Reconocida como una pandemia global –hasta un 70 por ciento de las mujeres la sufren a lo largo de su vida–, la violencia hacia las mujeres y las niñas puede, sin embargo, prevenirse.

No olvidemos las alarmantes cifras que incitan a luchar por la erradicación de este mal. Entre 500 mil y 2 millones de personas resultan cada año víctimas de la trata, fenómeno que las lleva a la prostitución, a realizar trabajos forzados, a la esclavitud o a la servidumbre. Las mujeres y las niñas representan alrededor del 80 por ciento de los perjudicados.

Según cálculos de la Organización de Naciones Unidas (ONU), más de 130 millones de las habitantes vivas hoy día en África y en algunos países de Oriente Medio, han sido sometidas a la mutilación / ablación genital femenina. Continue reading Violencia hacia la Mujer: la prevención marca la diferencia

“Voy a morir en uno de esos surcos de caña”


IMGP5875 (2) Hasta el fin del mundo hubiésemos ido a buscarla, de hecho, casi llegamos al fin del mundo mientras desandábamos los terraplenes que conducen a El Naranjo, comunidad perteneciente al Consejo Popular de Charca, en Abreus.

Después de un buen tramo sobre cuatro ruedas, nos esperaba otro trayecto literalmente con los pies en la tierra, esquivando el fango y las cortaduras con las hojas de la caña, que según dicen, son ¡de anjá!

Las manos, curveadas, rodean la boca y… Bertaaaa, Bertaaaa, Bertaaaaa… Allí ha de estar, en medio de los campos abarrotados de la gramínea, pero, ¿dónde?… Bertaaaa, Bertaaaa… En una encrucijada debimos elegir entre dos sendas, y luego de decidirnos por la equivocada —detalle que supimos después— comenzó el camina, requetecamina y la vista no advertía indicios de ninguna mujer, tampoco había a quién preguntar, en fin, Bertaaaaa, Bertaaaaaa, Bertaaaaa… Continue reading “Voy a morir en uno de esos surcos de caña”

Emprender, compartir, secretos de una mujer de estos tiempos


Period Yudith MadrazoSi indagan por Mercedes Cantillo Suárez, quizás ni ella misma conteste, dice jocosamente. Sin embargo, al escuchar el apelativo Chavela, no pocas personas sabrían apuntar hacia la cienfueguera que, desde hace dos décadas, hila las ilusiones textiles de numerosos infantes.

Todo comenzó por una situación familiar inesperada y penosa, la grave enfermedad del padre. Había estudiado Derecho y luego de desempeñarse como asesora jurídica en diferentes empresas y como jefa de venta en la Ronera Santa Cruz, en La Habana, dispuso regresar a Cienfuegos a cuidar del papá. Tal circunstancia, la obligó a dejar atrás la carrera profesional para adentrarse en el desafiante universo de quienes emprenden sus propios caminos.

LA ESTELA DE UNA TRADICIÓN FAMILIAR

No fue solo el imperativo del momento. Cuando el primero de mayo de 1994 Chavela decidió abrir un puesto como costurera, no hacía sino prolongar la estela de una tradición familiar.

“Mi madre era modista-sastre, también mis tías, mis primas…el bichito de la costura entró por ahí… En aquella época comencé a ayudar a mi mamá. Unas veces atendía ella a mi papá y yo cosía; y otras, hacíamos a la inversa. Descubrí de ese modo este mundo maravilloso, el cual me fascinó.

“Comencé haciendo canastilla. Puse un pequeño espacio en lo que hoy se llama El Palo Gordo, entonces La Principal. Confeccionaba las cosas allí mismo, con mi máquina, y fue algo mágico”, comenta.
Así laboró hasta el año 2012 cuando, con la ampliación del Trabajo por Cuenta Propia en el país, inauguró el Atelier Infantil Chavela, donde trabajan seis personas. Su hija, Ana Lorena, se cuenta entre las fundadoras y en la actualidad funge como jefa de taller. Continue reading Emprender, compartir, secretos de una mujer de estos tiempos

Una mujer de muchas luces


No pocas personas la buscan. Llegan a ella con la esperanza Irinade que su pericia les devuelva el sueño, la tranquilidad o, al menos, acorte el tiempo, mitigue la gravedad de la pena. Saben que tras su apariencia delicada y comedida, Irina Ruiz Varas arropa a una profesional competente e infatigable.

Abogada desde hace más de una década, la joven mujer nacida, criada y residente en el municipio de Rodas responde afirmativamente a la solicitud de una entrevista. El patio de la redacción del “Cinco” se convierte, así, en el escenario de una charla durante la cual hace gala de un verbo fluido y las dotes de excelente conversadora. Frase tras frase, descorre las cortinas de la intimidad para mostrar a los lectores un poco de sí.

Quizás no recuerde el momento exacto cuando decidió prepararse para llevar una toga, pues confiesa haber tenido siempre cierta inclinación natural hacia la justicia. “De pequeña me gustaron las actividades asociadas al histrionismo, al cómo tener un papel protagónicoy cuando ya estaba en el preuniversitario elegí esta carrera, pues daba la posibilidad de un perfil profesional amplio. Desde que me gradué trabajo en Bufetes, porque este campo implica mucho dinamismo y durante la juventud es cuando más se tiene. Ya son doce años de desempeño como abogada, atendiendo diferentes materias”, expresa. Continue reading Una mujer de muchas luces